30 de marzo de 2015

Palmeras ensangrentadas



Muchos han sido los meses de espera, al menos para mí. Días y días para que llegara Bloodline, la nueva serie de los creadores de mi adorada y añorada Damages. Espera digo porque a mí me gustó y mucho el universo en el que se movían Patty Hewes y Rose Byrne y esperaba que con este nuevo drama sus creadores me darían algo al mismo nivel, algo potente y diferente. Sí, pero No.

Me es muy difícil escribir esta entrada sobre Bloodline y me he esperado a ver toda la temporada para poder juzgarla y discutir sobre ella, es más, he decidido que pasaran unos días tras verla para tener una idea menos en caliente.  ¿Qué es Bloodline entonces?

La prima hermana de Damages. Es así, la nueva serie ha sabido coger prestado todo lo que funcionó en la primera. Un potente elenco de actores en el que destacan Ben Mendelsohn por encima de todos y Sissy Spacek junto a un Kyle Chandler menos protagonista de lo que esperaba. Digo eso porque aquí el que sobresale es Mendelsohn, la oveja negra (recalcitrada) de una familia con tantos secretos que nos llevan por derroteros que quizá, en ocasiones, no nos dejen disfrutar del relato como mereciéramos. Otro de los préstamos de Damages es su temática, el thriller, los secretos y el uso del flashforward. Mucho más moderado esta vez, pero como un recurso marca de la casa que puestos a pensar, ayuda y mucho en esto del binge-watch.

Y ahí radica fundamentalmente el problema de la serie, que cuenta con giros de tuerca “muy fabricados” para hacer de la experiencia Netflix una aventura, para ver el siguiente capítulo sin pausa y terminarse la temporada en un pis pas.

He de decir que el avance de los episodios hasta el noveno es peligrosamente lento, muy de acorde a su escenario y tan salado como las aguas del hotel donde transcurre. Pero es a partir de ese episodio 9 donde todo pega un vuelco dinámico, comienzan a desarrollarse las historias y nos encontramos quizá ante 5 de las mejores horas de TV del año. Y aquí quizá está el dilema. ¿Aguantamos 8 capítulos para llegar a la trama final? Bueno, aguantar no sería el verbo elegido, porque yo sí he disfrutado del viaje. Sabía lo que llegaba, sonreía, me hacía con los personajes… Y creo que esto está hecho así a propósito. Bloodline está diseñada para ser vista en pequeños maratones, no para ver un capítulo y esperar a la siguiente semana. Visto así tiene todo el sentido del mundo.

¿Os lo recomiendo? Sí. Al principio la serie me recordó a Rectify, pero no es dejéis engañar por las apariencias, Bloodline se va complicando con el paso de los segundos, retorciéndose poco a poco, virando hacia algo oscuro y lleno de melancolía que cuando te ha atrapado no te deja salir. No es Damages, Ojalá. Sissy Spacek no es Glenn Close. Ojalá. Pero intenta hacer con el drama familiar lo que su antecesora hizo por el de abogados, antes de que los King le dieran otro volantazo.

25 de marzo de 2015

Sunday Funday



Sí, el domingo en EEUU es uno de los mejores días para cualquier aficionado a las series, sobre todo por la calidad de las series de cable que llevan emitiéndose ese día de la semana, el favorito por la mayoría de emisoras. Tanto es así que las generalistas llevan años enviando o emitiendo series con menor seguimiento ese día a sabiendas de la potencia de que el cable es su gran competidor.

En esta entrega pretendo comentar mis impresiones de las series de cable que se emiten o se han venido emitiendo hasta la fecha. Contienen spoilers muy generales, pero puedes saltar de una a otra según te interesen:

The Good Wife: Trampa. No es de cable, pero como si lo fuera. Mucho se habla de que esta temporada no está a la altura de la anterior. Es verdad. ¿Y qué? Era imposible que estuviera, pero yo tampoco se lo pedía. Le pedía lo que me da, que es una serie con todas las letras, adulta, que trata al espectador como alguien inteligente y que plantea las tramas de forma excelente. Una rara avis en las network que espero que CBS renueve a pesar de los desastrosos datos. Hablaré de ella largo y tendido cuando acabe su temporada.

Girls: Me ha parecido una temporada bastante decepcionante, sin riesgo, con unos personajes claramente desdibujados llegando a lo animado. Una Hannah más irritante que nunca, un Adam que no ha dicho nada coherente durante la temporada, y una Marnie bastante insoportable. Todo demasiado dulce y con un final que no se cree nadie. Pero sí verá la quinta temporada, aunque no más allá si la cosa no cambia.

Togetherness: Un soplo de aire fresco para mí, a pesar de que los Duplass sean un poco pesados y que quizá la trama que él mismo se ha escrito sea pesada en exceso, narra muy bien esa angustia urbana y de semi-fracaso que muchas han intentado y pocas han conseguido. Y la temporada acaba en alto.

Looking: Cancelada y no se lo merecía. Principalmente porque ha crecido mucho en su segunda temporada. A pesar de sus fallos estaba comenzando a contar algo interesante aunque quizá su temática es algo que no la ha dejado respirar desde el principio. Desde luego no tan mala como algunos dicen.

The Walking Dead: Siempre en el filo, en ese otra vez más no me lo trago pero realmente lo haces. Juegan como nadie con la incertidumbre y el peligro. Hablé de ella hace nada.

Shameless: Otra temporada a un ritmo sobresaliente. Aquí os dejo mi opinión sobre lo sucedido en los últimos capítulos y seguro que comentaré el final que llega en un par de semanas.

Episodes: Me apena no haber podido dedicarle una entrada este año por falta de tiempo. Pero sabéis que Episodes es sensacional, que tiene un ritmo enloquecido sin dejar de ser coherente, que es una pieza de televisión pequeña pero sensacional, con unos actores extraordinarios y unas tramas que te dejan con ganas de más. Sin duda mi comedia favorita en emisión. ¡Y espero que renueve con toda mi alma!

Revenge: Otra trampa de domingo sin excusas. Esta temporada está mejorando y sabe a qué jugar, pero evidentemente es poco recomendable, sobre todo para sus seguidores sufridores que seguimos con ella porque sabemos que queda poco. Quizá esta temporada sea la última o quizá renueven para una quinta acortada. Emily tiene ya poco que decir.

11 de marzo de 2015

Almas perdidas en un remake



Dicen que lo que es bueno se copia, plagia o se adapta. Esto último es lo más bonito, básicamente porque reconoces el trabajo de otra persona y presentas este a la audiencia de tu país. Eso es lo que ocurre con The Returned, la adaptación al inglés de la fantástica y oscura Les Revenant, de la que hablé hace un tiempo y de la que espero su segunda temporada como agua de mayo.


9 de marzo de 2015

Del búnker a la gran manzana.



Eso es lo que le pasa a Kimmy Schimdt, la protagonista de la nueva serie de Netflix y Tina Fey, llamada como no, Unbreakable Kimmy Schimidt y ambientada, no podía ser menos, en Nueva York.

Kimmy sale del búnker y se encuentra en un lugar donde no conoce a nadie y nadie la conoce a ella, y a partir de ese momento, empieza su búsqueda para encontrar trabajo, una casa y nuevos amigos. Ese es el punto de partida de la sitcom que NBC no quiso y que demuestra que la comedia inteligente puede haber muerto en la televisión en abierto.

Lo digo porque con esta comedia NBC podría asegurarse el favor de la crítica y quizá algún que otro premio el próximo año. Pero el seguimiento de la audiencia ante un producto así estaba más que en entredicho. Si digo que esta serie es la hermanita de 30 Rock me estaría quedando corto, fundamentalmente porque sigue el mismo esquema a la hora de plantear el episodio, siendo una sitcom “single camera” e hilando un gag detrás de otro sin descanso. Incluso la musiquilla de fondo es similar, y la presencia de una siempre espectacular Jane Krakowski que repite con Fey y que es uno de los personajes más divertidos bordándolo como rica y excéntrica.

La gran diferencia con 30 Rock es que nos encontramos ante una serie un poco más dulce, con una trama más asequible pero que, no nos olvidemos, está plagada de referencias culturales que sorprenden y mucho. De momento los 4 episodios que he visto prometen, y eso no es algo que diga (o se diga) en los estrenos de comedias actuales.

¿Será Unbreakable Kimmy Smichdt la primera sitcom clásica de plataforma digital en ser nominada a los premios Emmy? ¿Tendrá un largo recorrido en la plataforma? Desde luego y gracias a Netflix tiene asegurada una segunda temporada y eso, tranquiliza, porque… ¿Quién quiere empezar a ver una serie con la incertidumbre de que la cancelen a las pocas semanas?