5 de octubre de 2014

Broadchurch VS Gracepoint



Todo el mundo habla de la edad de oro en las series americanas, y quizá el hecho de los incesantes remakes y reimaginaciones que están viendo la luz este año y se preparan para los próximos podría ser un claro ejemplo de que ni todo el oro reluce, ni la edad es tan interesante.

30 de septiembre de 2014

Un salto de confianza y fe



Masters of Sex es una joya que se ha ido remodelando con su segunda temporada y que a pesar de ser pequeña está al nivel de las grandes. No es ni Mad Men ni creo que aspire a serlo, aunque haya entrado en los sesenta y aunque el fondo sea más bien similar. Mad Men es sutileza, y Masters una huida hacia delante.

No se vosotros, pero yo estoy completamente harto de la conversación de moda. Es decir, hablar de una serie que en su segunda temporada ya no es lo mismo, empieza a repetir la fórmula etc etc etc. ¡Por supuesto! Digo yo. Una serie tiene el duro reto de fidelizar espectadores y demostrar que no es flor de un día, pero eso no quiere decir que per se sea peor de lo que era en su primera temporada, y ahí se encuentra la ventaja de seguir una serie, ya conoces a los personajes, estás familiarizado/a con ellos y metido/a de lleno en la historia.

Spoilers de la segunda temporada.

Ahora sí, la segunda temporada ha demostrado que la serie ha venido para quedarse, comentando la season premieredije que estos personajes eran totalmente despreciables por sus acciones, tanto Bill como Virginia jugaban a un juego peligrosísimo que les iba a estallar en la manos, y así ha sido. Ambos han tenido problemas argumentales enormes, Bill por su carácter ha debido luchar hasta abrir su propio negocio y además ha debido tratar su incipiente impotencia y Virginia ha visto cómo sus hijos huían en los brazos de la novia de su ex sin casi poder reaccionar antes de haberlos perdido.

Y yo me pregunto si esto es un resorte válido de una ficción y algo que aceptemos como lógico, me explico, Bill y Virginia son personajes que están engañando a los demás y llevando una doble vida, entonces ¿Necesitamos castigarlos? ¿Necesitamos que Bill sea impotente porque le lleva poniendo los cuernos a su mujer durante tantos años? ¿Necesitamos que le quiten la custodia de sus hijos a Virginia porque se centra en su trabajo?

Al final esa punibilidad que se asume a alguien que está haciendo algo moralmente reprobable es el pan de cada día, y puede ser no debiera serlo, pero entiendo que a lo mejor en ese caso el espectador podría pensar que los actos no tienen repercusiones, que aunque una persona no tenga resortes morales la vida le va a pagar con su propia moneda. Y sabemos que no siempre ocurre esto, ni muchísimo menos. ¿Estaríamos deacuerdo si Bill saliese de rositas ante la infidelidad?

Yo estoy deseando que empiece la próxima temporada, sobre todo para seguir viendo cómo evoluciona el personaje de Libby, esperando que la distancien de Betty Draper, y además cómo este dúo tan ambiguo y a la vez tan explícito se sobrepone al hecho de que en la carrera por descubrir los secretos de la sexualidad humana hay cola.

28 de septiembre de 2014

Gotham a examen



La serie más esperada de la temporada se ha estrenado esta semana y la red no ha hecho más que comentar un inicio que deja satisfechos a la mayoría de críticos de TV. Aquí os dejo con una selección de las mejores opiniones para contrastar la tuya o animarte si todavía no has visto el piloto:

El Blog de la Series Americanas: A simple vista lo que más destaca y lo que creo que será lo mejor de la serie es su ambientación […] Ben McKenzie me parece una estupenda elección para el papel del detective Gordon, lo hace estupendamente, aunque le ha faltado algo de protagonismo en el piloto […] Al final no ha sido lo que esperábamos muchos, creíamos que sería mucho más pero igualmente ha estado muy bien esta primera toma de contacto.

VayaTele: La cosa va bien encaminada -aunque podría y debería ser mucho mejor- si nos fiamos de lo que hemos podido ver en su primer episodio […] El primer episodio ha sido correctísimo y nada ha desentonado en el plano visual, pero también bastante plano e impersonal […] El inicio de 'Gotham' ha sido suficientemente bueno -nadie en su sano juicio debería decir que ha sido horrible, incluso magnificando sus defectos.

Inquisitore Televisivo: Da la sensación de que la serie ha hecho menos ruido del esperado […] El hype le afecta a este primer capítulo, ya que a pesar de ser muy bueno no es todo lo espectacular que esperaba.

Todo sobre Series TV: El piloto funciona a las mil maravillas al mostrar que, aunque veremos a Bruce Wayne, él no es la estrella, sino que lo es James Gordon […] En el piloto se empeñan demasiado en demostrar que estamos ante una serie basada en el universo del Hombre Murciélago […] Promete ser una de las grandes series de la temporada, dejando ya un buen camino para contar grandes historias sobre los orígenes de Batman.

Yo no me Aburro: Resulta que Gotham no es una de superhéroes al uso […] Me gustan los actores y el guión del piloto, pero me pregunto si podría continuar una serie que, en realidad, es un policiaco como otro cualquiera.

Truthkills: una producción espectacular, grandes escenarios, vestuario muy cuidado […] Donde se recrea una de las escenas más míticas del comic, y continuando con una trama propia de cine negro, y una ambientación acorde con el guión […] Es en los diálogos donde he encontrado más altibajos, hay algunos bastante buenos y otros parecen del montón, y he echado en falta un poco de humor para contrastar con tanto drama […] No es necesario ser un fan de Batman y su universo, ni para verla, ni para entenderla.

Número de Serie: La clave narrativa es que el guión se guarda mucha información que no quiere dar al espectador […] Para saber(lo) todo tienes que ver el próximo capítulo, un acierto del que muchas networks se olvidan cuando lanzan todo su material en el episodio piloto […] Puede que no estemos ante una serie excepcional, pero desde luego sí es una apuesta comercial más que decente, con buen ritmo y unos diálogos aceptables […] Se nota que estamos viendo una serie de una network y no de HBO.

La percepción general es que estamos ante un buen producto con potencial que puede dar la campanada. Pero debe seguir con el mismo ritmo y desarrollar bien sus tramas para convertirse en algo ambicioso y no caer en los mismos errores que Agents of S.H.I.E.L.D.

21 de septiembre de 2014

AMC en retroceso



Atrevido es hablar de ocaso para una emisora que ha ganado el Emmy a mejor serie dramática 6 veces en los últimos 7 años. Pero así es, AMC se enfrenta a un duro proceso de reajuste al terminar sus dos grandes estandartes, Mad Men y Breaking Bad y al no generar nuevas propuestas que continúen el camino de la excelencia que abrieron las anteriores.
                        
Tras los estrenos de las dos gigantes y The Walking Dead parecía que AMC era capaz de hacer magia, o al menos dar con lo que nadie podía, el favor del público o la crítica en casi todas las apuestas que estrenaba, pero su actitud ante los showrunners y los presupuestos de todas sus producciones han ido marcando un descontento en la industria y una cierta reticencia de los productores ejecutivos a trabajar para ella.

Y es por esto, y ante la esperanza de crecimiento que presuponían que AMC se encuentra en un periodo de malos resultados que hacen que desde 2010 no estrene una serie que vuelva a destacar y continúe con la estela marcada, ni Low Winter Sun, mucho menos Hell on Wheels aunque tenga recorrido en parrilla y las nuevas Turn o Halt and Catch Fire han podido atraer al exigente público de Mad Men además de ser virtualmente obviadas por la crítica y los entendidos en el mundillo, lo que reduce su visibilidad y el consiguiente boca-oreja.

Es llamativo además que se hayan decidido a renovar por sendas segundas temporadas tanto Turn como Halt and Catch Fire, la primera con datos muy mediocres y la segunda con datos terribles para una cadena que aspiraba a más, aspiraba a mover masas y a convertirse en el paradigma de la calidad y las series arriesgadas.

El principal problema es que AMC se ha dado cuenta que el negocio de las series propias no era tan lucrativo como pensaba, y al ver que gran parte del presupuesto que pagaba no repercutía en los beneficios, ha optado por meter mano a las producciones e intentar ser siempre la productora de todos sus programas o bien negociar de forma muy agresiva todos los presupuestos para intentar recortar al máximo sus gastos. Al final AMC vive de la publicidad, no hay duda de ello, pero los showrunners hablan de infierno al comentar las arduas pruebas que les ponen para dar luz verde a su proyecto y los constantes cambios y ajustes que se producen cuando se está grabando.

Claro está que replicar un éxito como Mad Men o Breaking Bad es prácticamente imposible, pero tampoco es usual supeditar la calidad de los futuros productos por el mero hecho de arañar unos preciados dólares que quizá saneen las arcas de una maltrecha AMC pero que dan una imagen de cadena ruinosa que todavía no tiene proyectos asentados aparte de  los spin-off de Breaking Bad y de The Walking Dead, y eso nunca da esperanzas prácticamente de nada bueno.