24 de junio de 2019

10 años después: Las mejores series de la década.


Aquí estoy. Más de un año después. Me fui sin despedirme, pero los blogs estaban muriendo y, esto no era lo fue. Cuando entro a ver los antiguos posts, me horroriza la redacción, pero me sonrojo al ver como ha cambiado la televisión (si aún es eso) desde hace casi once años.

En este post que cumplirá en meses los diez, hablaba de las mejores series de la década anterior. Este era mi top:

10. Alias.
9. The Big Bang Theory.
8. Six Feet Under.
7. The Office.
6. Weeds.
5. Buffy, The Vampire Slayer.
4. Gilmore Girls.
3. Lost.
2. Damages.
1. Battlestar Galactica.

Y diez años después he de deciros que no me arrepiento de nada. O casi. Quizá redistribuiría los puestos, no tocaría el top 6, eso sí. Y eliminaría The Big Bang.

¿Y por qué vuelves?

Pues para hacer una nueva lista. Lo mejor de la década de los 2010. Series que se hayan emitido esta década o que la mayor parte de su recorrido así lo haya hecho. Vamos pues, en orden decreciente.


10.  Fringe (2008-2013)

Olivia, Peter y Walter me divirtieron durante cien episodios. La mayoría auto conclusivos pero con una historia que se iba entrelazando y complicando a medida que yo iba viajando por sus universos paralelos que tanto me gustaban. Demostró que el Sci Fi aún se podía hacer en abierto, que las tramas inteligentes se podían mezclar con las ligeras y que tener dos series en una y que las dos funcionen no es imposible. Sobró la quinta temporada, de lejos, la peor.

Imagen clavada a fuego: Los Observers.

9.Breaking Bad (2008- 2013)

El antihéroe estaba de moda, ese profesor de secundaria que se pasa al lado oscuro y que lo hace, no para ayudar a su familia, sino porque puede y se le da bien conquistó a todo el mundo y se ha convertido en un clásico por derecho. A mi me gustó, pero también me dejó helado, y cuando más rocambolesca era la trama más le gustaba la gente y yo más la rechazaba. No obstante, al césar lo que es del césar. Merece estar entre lo mejor de la década.

Imagen clavada a fuego: La pizza en el tejado.

8. Mad Men (2007-2015)

La televisión de autor y el drama serio. Me fascinó en su momento por su ritmo y su manera de contar las cosas, es otro clásico, pero quizá con el tiempo se disuelve cual azucarillo, eso o que, puede que la haya olvidado demasiado pronto. Hoy volvería a estar de actualidad, porque cuenta el pequeño despertar de la mujer en otro nuevo despertar que esperemos sea más grande.

Imagen clavada a fuego: Peggy Olson empoderada recorriendo esos pasillos sesenteros.

7. Orange is the New Black (2013-2019)

Representa la revolución digital, la revolución femenina y por ello está en este puesto, aunque ha perdido muchísimo gas. Estandarte de Netflix, corrió todos los riesgos, puso protagonistas incómodas, de todas las razas, religiones, formas y condiciones sexuales. Litchfield se convirtió en un lugar en el que nadie quiere estar, pero que todos quieren admirar. Le queda una temporada, es difícil que se redima.

Imagen clavada a fuego: Rosa, la furgoneta y ese bache.

6. Parks and Recreation (2009-2015)

Como un casi spin-off que surgía para amortizar el éxito de The Office se convierte en lo más delirante y divertido de la década. Todos sus personajes estaban bien, todas sus tramas tenían sentido. Fue el pistoletazo de Michael Schur pre- The Good Place. Leslie Knope es lo más ahora, lo era hace cinco años y lo será en diez.

Imagen clavada a fuego: Little Sebastian y su funeral

5. The Leftovers (2014-2017)

Aún me agobia pensar en ella, vi las dos primeras temporadas en maratón y me parecieron hipnotizantes, tremendas, desgarradoras. El juego al que juega The Handmaid’s Tale y que no está en la lista porque esta es mejor. Y más sutil.

Imagen clavada a fuego: Nora sentándose con los muñecos en la mesa.

4. Rectify (2013-2016)

Lo bonito hecho bien, lo asfixiante de un pueblo pequeño, la duda, la tensión ante qué pasará. La angustia vital retratada de la mejor forma posible. Pausada pero tensa, una absoluta delicia que a algunos aburrió y a mi me apasionó con fervor. Una gema por descubrir.

Imagen clavada a fuego: Daniel en su celda del corredor de la muerte. Todo es blanco.

3. The Good Wife (2009-2016)

No reinventó el género de abogados (para eso está Damages, que no está en la lista porque estuvo en la anterior) pero demuestra que en la televisión en abierto se pueden producir veintidós episodios anuales sin aburrir, es más, divirtiendo y entreteniendo de la mejor de las maneras. Y la más inteligente. Ahora la serie parece comedida. Porque lo era y mucho. Muy lógica. Que se lo digan a la desquiciada y muy muy recomendable hermana The Good Fight.

Imagen clavada a fuego: Alicia al teléfono cuando le cuentan ESO.

2. Shameless (2011- ????)

Quizá la que nadie esperaba pero que más me ha hecho disfrutar, reír, llorar y cuyos episodios parece que duren diez minutos. Está claro que está empezando a notar un cierto desgaste pero es mi happy place, aunque no precisamente el de los personajes. Es la serie sin complejos ni ataduras, mucho más madura e inteligente de lo que parece. Amo a los Gallaghers.

Imagen clavada a fuego: Liam después de su sobredosis involuntaria.

  1. The Americans (2013-2018)

Es la mejor porque supo mantener una tensión contenido durante las seis temporadas con un relato sin fisuras, rico, in crescendeo y con unas actuaciones sensacionales. No hay que contarla, hay que verla, si lo has hecho ya lo sabes. Si no, ve a ello.

Imagen clavada a fuego: El Garage en el último episodio con Stan, Elizabeth y Phillip.

Título honorífico: Game of Thrones. Por lo que significa, pero en mi top ten no entra.

Este es mi repaso a la década. ¿Se parece al tuyo?

1 comentario:

Anónimo dijo...

2010
1. Breaking Bad
2. Juego de tronos
3. Boardwalk Empire
4. Hijos de la anarquía
5. Homeland
6. Forbrydelsen
7. Justfied
8. Mad Men
9. Bodyguard
10. Hannibal

2000
1. Hermanos de sangre
2. The shield
3. The wire
4. Friends
5. Dexter
6. Prison Break
7. The office USA
8. The office UK
9. Galactica
10. Death note

Algunas realmente solo tienen dos o una temporadas buenas, pero me gustan tanto que las pongo. Tomo nota de The Americans.