15 de agosto de 2016

Stranger Things no es tan buena



No como la han encumbrado en este primer mes que lleva online, ni muchísimo menos.

La premisa es divertida y muy ochentera, la atmósfera es original y bastante bien llevada y las actuaciones están muy conseguidas, con la excepción de, claro está Winona, pero no es la serie de la temporada, al menos no en cuanto a tramas, ni efectos especiales, ni factor cómico o dramático.

Dicho esto, creo que el éxito de la serie reside en que funciona maravillosamente bien en el target al que va dirigida, que es el de los nacidos a finales de los setenta y principios de los ochenta. Encaminada principalmente a ellos porque vivieron la época y fueron testigos de primera mano de las películas infantiles y juveniles que se estrenaron en aquel entonces y de las que tanto bebe Stranger Things. Y es por esto que el poder de la nostalgia gana a otros tantos factores que podría debatir aquí y que nunca superarían al primero.


La mayoría de bloggers y críticos de series de este país nacieron a finales de los setenta o principios de los ochenta, y para los que nacimos ya finales de esa última década o a principios de los noventa, nos resulta más complicado encontrarle las infinitas bondades a una serie que, a pesar de ser simpática y bastante entretenida, no supera el hype al que se la tiene condicionada.

Luego está Winona, esa actriz de los noventa reciclada que ni está ni se le espera en la serie. Ese papel histriónico de madre que se queda a mitad de todo, ni convence, ni se rompe ni es capaz de expresar angustia ni pánico ni dolor, un desastre que se compensa gracias a las actuaciones del resto del casting y sobre todo la del maravilloso Finn Wolfhard, que hace de Mike, el verdadero protagonista de la historia.

¿Os recomiendo la serie? Si os gusta el cine ochentero, las historias de amistades en la infancia y todo ello aderezado con un toque de ciencia ficción esta es vuestra ficción. Si naciste en los 90 disfrutarás de ella, pero serás capaz de ver a través de eso llamado nostalgia que, muchas veces ciega.

12 comentarios:

Renaissance dijo...

Opino lo mismo: Stranger Things es divertida, entretenida, y todo un ejercicio de nostalgia muy bien realizada. Es, simplemente, el trasladar los tropes y argumentos de los ochenta al 2016 donde se disponen de muchos más medios y libertad creativa. Pero no alcanza ni de lejos el nivel al que la había puesto el hype. En mi caso, ha coincidido que he dedicado los últimos cuatro años a revisitar o ver las películas de la década que tenía pendientes, desde los clásicos más conocidos hasta otras algo más oscuras. Con lo que al componente nostalgia de Stranger Things llegué muy vacunada.

seriéfilo dijo...

Renaissance: Absolutamente deacuerdo. No podrías haberlo dicho mejor.

Hube dijo...

A mi me encanto y soy millenial. Curiosamente la mayoria de las webs importantes den USA son en su mayoria de criticos nacidos en los 90 y les a encantado. Creo que ustedes son los raritos.

seriéfilo dijo...

Hube: Jajaja es posible, pero también me hubiera gustado que contaras por qué te encantó la serie. Hubiera estado bien saber las razones. Además, el comentario no es demoledor ante la serie, lo que quiero resaltar es que no soporta el hype al que está sometida. Y en tu caso, el hype ha podido ser menor, o la historia te ha parecido más estimulante.

Saludos y gracias por comentar.

feR dijo...

A lo mejor el hype es culpa de tus compañeros blogeros, que expresan sus gustos. Simplemente hay más gente, y no sólo de los 80, que les ha gustado la serie y tú te creas espectativas de que es una obra cumbre. Y no lo es. Eso creo.
A mi me parece una serie sin pretensiones, hecha con mucha nostalgia (eso si) y cariño a un tipo de cine que ya no se hace. Pero que no desmerece a las series o películas que se sustentan por sus efectos especiales o desarrollo de personajes que tienen durante 4 o más temporadas. Te cuentan una historia, simplona, pero con calidad en la perspectiva que la hace muy entretenida, que ya quisieran muchas series o películas hoy en día. Aun sín ser nada original, la encuentro refrescante, no revolucionaria.

seriéfilo dijo...

Fer: Entonces estamos deacuerdo, una serie sin pretensiones, simpática.

Anacrusa dijo...

Muy de acuerdo con tu análisis. Me recuerda a la primera temporada de 'True Detective', que la elevaron a los altares. 'Stranger Things' no es mala serie, al contrario, es entretenida, pero de ahí a ser una obra maestra media un trecho.

Un saludo

seriéfilo dijo...

Anacrusa: La gente se ha emocionado. Supongo que se diluirá con la 2ª temporada.

feR dijo...

Y aunque sea simpática, y sin pretensiones, me parece lo mejor de la temporada ( con permiso de Get Down que aún estoy con ella). True detective era todo lo contrario, mucha pretensión, aun así me parece lo mejor de ese año, una temporada genial. Para mi Stranger Things es en este año, lo que fue Mr. Robot el año pasado, y True detective el anterior. Una serie redonda, innovadora en cuanto a sensaciones... pero, como dices seriéfilo, es más que probable que se diluya con la segunda temporada, igual que ha pasado con las series antes mencionadas... una pena que no puedan dejar las cosas tal y como están y se empeñen en estirar el chicle para ganar más pasta.

seriéfilo dijo...

feR: Una reflexión interesante lo que dices, quizá una temporada de la serie bastaría para dejar con buen sabor de boca. Y la otra, también muy acertada. La temporada de series ha sido flojísima. Una pena.

Florencia dijo...

Opino igual. No es tan buena, ni tan divertida, ni tan nada. Entretiene y muy poco más.
¡Un saludo!

seriéfilo dijo...

Florencia: Justo en el blanco. Como siempre.

Saludos.