18 de septiembre de 2014

Los misterios de la adaptación

 La tv española ha llegado definitivamente a los EEUU con la adaptación de Los Misterios de Laura, una de las pocas apuestas españolas interesantes de verdad junto con Polseres Vermelles. Ambas se estrenaron ayer en el mercado americano y optan a una plaza en una complicada noche del miércoles donde hay mucho estreno y no está todavía claro que triunfará y que se quedará a las puertas. Hoy, hablaremos de las similitudes del piloto español y el americano.
 1. Duración: 82 vs 42 minutos. La serie americana se desarrolla en prácticamente la mitad de tiempo que la española y eso se nota en que no hay escenas de relleno y las secuencias duran menos a la vez que los diálogos son más directos.
 2. Ritmo: Pausado en la patria y frenético en la americana puesto que además la edición es diferente, la música también aporta un ritmo más ágil y la estructura está mejor distribuida.
 3. Similitudes: Las que podéis ver en las imágenes, la gran mayoría de personajes protagonistas y el caracter despreocupado y patoso de la protagonista que otra vez vuelve a estar en el 99% de las escenas.
 4. Diferencias: Un presupuesto evidentemente mucho mayor y además se suele incrementar en el piloto, la comentada duración, se eliminan varios personajes superfluos, más exteriores con la incorporación de escenas de acción que le dan espectacularidad y una mejor realización.
 5. Aciertos de la americana: Su ritmo es endiablado y la presentación de los personajes es bastante eficaz , además se apoya bastante en el original y sigue la trama prácticamente de forma idéntica.
 6. Errores de la americana. Quizá se muestra demasiado ligera, no da tiempo a encariñarse del personaje de Laura como en el original y es dificil creerse a Debra Messing como ama de casa y detective patosa y desaliñada con ese cuerpo y esa cara, además la falta de costumbrismo de los personajes secundarios hace que todavía no se les pueda coger el pulso.
En resumen, no podríamos decir que es una mala adaptación, aunque la crítica americana la vapulea por completo, sin piedad, y dice que está llena de clichés, que parece sacada de 1984 y que su premisa es tan tonta como que una madre policía no puede ser buena madre si es buena en su trabajo, aunque los espectadores americanos no pensaron los mismo otorgándole en su estreno 10,5 millones de espectadores y 2,1 puntos de rating.