2 de septiembre de 2009

Cuando la hierba comienza a marchitarse.

El que espere una crítica dura tras el título del post está equivocado, Weeds acaba de terminar la que con toda probabilidad será su penúltima temporada con un cliffhanger (más bien dos) de infarto, no puedo esperar hasta el próximo Junio para saber que pasará con toda la historia, pero si bien he disfrutado de las primeras cuatro temporadas como un niño con zapatos nuevos, la quinta ha sido especialmente descorazonadora.


Siempre he cosiderado a Weeds como una de mis producciones favoritas por la asunción de riesgos que ha tomado desde el día uno, por eso cuando Nahum escribió esta entrada no llegué a darme cuenta de lo devastadora que en realidad puede llegar a ser, dando una respuesta que confirmo punto por punto, pero si es verdad que algo ha cambiado en esta temporada. Quizá ya estaba latente, quizá ha despertado ahora, pero los actos de los personajes han llegado a apesadumbrarme.


Las tramas me han parecido extremadamente duras, el desazón de los personajes comienza a afligir en el espectador y la sensación de que todo se va volviendo más complejo según pasa el tiempo avanza de forma galopante y desenfrenada.


A partir de aquí esta entrada contiene spoilers sobre la quinta temporada de Weeds, así que si todavía no te la has fumado entera, leerla está bajo tu propio riesgo.


El hecho de que Nancy estuviese embaraza era el único que podía salvarla de la quema tras haber destapado todo el tinglado del tunel que conectaba Méjico con EEUU pero los acontecimientos que le han sucedido superan de forma rocambolesca este hecho; Silas y Shane están más descontrolados que nunca, el primero pierde su negocio y todas sus posibilidades mientras que el segundo y con una edad de 15 años es contagiado con una enfermedad venérea, se hace adicto al alcohol y comienza un periplo autodestructivo que verá su punto álgido en el último minuto del episodio final de temporada.


Celia, por otra parte intenta salir del agujero y lo consigue, de forma disparatada, gracias a su ex- marido y a la droga de Shane y Doug, por lo que se crea un paralelismo en su historia y la de la primera Nancy, a la que cada vez se le asemeja más y más hasta el punto de crear su propio equipo de “cerebros” para que le ayuden en los menesteres del trapicheo (perro insano incluido).


Andy vive atormentado tras la definitiva elección de Nancy, que prefiere a Esteban antes que a su cuñado y que hace que se sume en una profunda depresión de la que solo saldrá al conocer a la ginecóloga de la protagonista, a la que pide matrimonio tras unas pocas semanas de relación, y es que uno de los dos cliffhanger de la temporada termina con ellos dos siendo apuntados con una ballesta por un loco psicópata que persigue a la médica por sus practicas abortivas. Ahí es nada.


Nancy es la que lleva todo el peso de la trama a sus espaldas, primero debe casarse con Esteban, lidiar con la “asesora” de su marido que se presenta a gobernador, afrontar que han disparado a Shane por su culpa e intentar proteger a su otro hijo sea como sea, ahí radica el punto más polémico de los últimos episodios de la serie, la relación maternal de Nancy con sus hijos es casi ausente, ella los quiere pero no sabe enfrentarse a sus deberes y propicia que sus vidas sean un caos descontrolado, sobretodo la del pequeño, y parece no tener ni la más remota intención de solventarlo, tanto es así que cuando decide coger el toro por los cuernos y encarga el asesinato de Pilar esta se entera y le amenaza con la desaparición de sus dos hijos mayores, cosa que hace enfurecerla exacerbadamente, aunque acto seguido y tras un golpe de efecto que nadie esperaba veamos como Shane le golpea brutalmente en la cabeza con un palo de cricket, lanzándola a la piscina en la que desangra ante nuestros ojos, dándonos a entender que se la ha cargado, eso sí, sin una pizca de arrepentimiento y ante el estupor de una madre que se encuentra en una encrucijada.


Y es que Nancy atraviesa por el peor momento de su vida, madre de nuevo tras más de una década, casada con un marido dominante y autoritario que actúa a su libre albedrío, con unos hijos que no se la toman en serio y con la convicción de que su vida se ha ido al traste y no sabe como encarrilarla.


Ahora habrá que ver como salen del entuerto, porque Jenji Kohan es especialista en ello, supongo y pienso que este acto debe tener consecuencias, no puede quedar impune, aunque no se si Nancy acarreará con la culpa de todo y no delatará a su hijo.


Weeds me deja con un sabor agridulce, por primera vez en cinco años y aunque espero su sexta temporada con ansia, esta me ha parecido moralmente devastadora.

13 comentarios:

MFAL dijo...

Nancy Botwin es moralmente devastadora... pocas veces he visto un personaje caer tan pero tan bajo.

El final de temporada me ha encantado... la quinta me ha gustado mas que la cuarta temporada... pero ahora nos queda uns pregunta:

Es que Nancy ha criado un asesino? Al parecer, sí...

Los malos ejemplos, no sabemos hasta donde pueden llegar.

Kratos dijo...

Como le he comentado a ALX, a mi Weeds me enamora en sus dos brillantes primeras temporadas, luego vino la horrorosa tercera temporada y segui al pie de lcañón, la cuarta mejoro algo, pero se el dio un nuevo enfoque a la serie que no me gusto nada, y de esta quinta temporada me vi los tres primeros espisodios y la deje, me parece que ya ha perdido el frescor, la gracia, ya me aburre y por eso dije adios a Nancy.

Jaina dijo...

Shane siempre ha sido un niño un poco creepy de más, pero su madre no estuvo allí para ver en qué se estaba convirtiendo su hijo. Ahora mira lo que pasa... Nancy esta cubierta de mierda hasta las cejas y no sabe cómo limpiarse.

En la sexta tenemos que ver si hay redención para este personaje o no. A mi el final tb me ha dejado bastante tocada.

Decion dijo...

A mi me ha gustado muchisimo. El final me ha sorprendido, se veia venir algo extraño en la actitud de Shane, pero no pense que fuera a ser algo tan impactante. Pense que pasaría una etapa de rebeldia adolescente un pooc mas problematica de lo común pero sin grandes consecuencias. ¿Quien me iba a decir que el adorable Shane de la primera temporada acabaría así?

Celia es un personaje que me encanta y ahora me gusta más todavia, esa cutre imitación de Nancy en la que se esta convirtiendo ha sido sin duda lo mejor de la temporada. Nancy es la gran culpable, ha destrozado todo a su alrededor y sale indemne de todo. Como ha dicho Sylas en el capitulo, la suerte de Nancy no puede durar eternamente.

Es una serie que me gusta y espero que no acabe con la sexta temporada.

Un saludo.

David Saltares dijo...

Esta temporada ha bajado mucho el nivel, era una serie a la que tenía mucho cariño y me ha decepcionado bastante.

¡Saludos!

Nahum dijo...

"Devastadora". Esa palabra usé.

Joé, si hasta a ti te ha golpeado, quiere decir que la huida hacia adelante ha debido ser de escándalo...

seriéfilo dijo...

nahum: Claro que sí, fue la palabra que usaste justamente la que define a este temporada.

Reconozco que no soy una persona escandalizable, pero tampoco soy amoral.

OsKar108 dijo...

A mi esta temporada, al menos en su primera mitad me ha parecido la peor, o menos buena, aunque pensaba que quizá se debiese a que esta ha sido la primera que he seguido semanalmente, las anteriores las veía a mini maratones.
Aunque ya en su segunda mitad me ha gustado más. También quiero resaltar la frase que dice Silas a Shane poco antes del final (y que ya destaca Decion) que la suerte de Nancy no puede durar siempre ¿o sí? ya lo veremos en la próxima ¿y última? temporada, que si la llevan bien creo que sería un buen momento para terminarla.

¡Saludos!

Un telespectador más dijo...

Esta temporada ha sido muy floja, con los secundarios sin tramas interesantes pululando sin ton ni son. Salvo Nancy, Andy y Shane el resto flojisimos. A ver con que nos sorprenden en la sexta temporada, que espero sea la ultima porque la serie está agotándose.

Saludos!

Lethe dijo...

pues yo con el final de Shane no pude parar de reirme, no me salio otra cosa, como me rio en very bad things, posesion infernal o terrorificamnete muertos, a sido brutal, y haber como salen todos de semejante lio.

Nahum dijo...

Jeje, no quería dar a entender que fueras "inmoral". Perdona.

Quería resaltar que si a mí me parecía dura desde la primera temporada, por lo que cuentas, Weeds tiene que haberse puesto muy, pero que muy espinosa. Sin más: grados de devastación moral.

Saludicos.

seriéfilo dijo...

Nahum, te entendi perfectamente, por descontado. Desde la primera temporada ha subido mucho los grados, eso seguro.

fon_lost dijo...

vale que esta temporada ha sido la que ha tendio capítulos más flojos, pero ser el prólogo al final de la serie tiene su precio en oro, y ahí está su cliffhanger, el que debería ser el último de la serie. Shane tiene todas las papeletas para poder hacer su propia prison break!