16 de julio de 2015

Temporadas cortas ¿todos contentos?



La convención televisiva de encargar temporadas de trece episodios está a punto de terminar, si es que no lo ha hecho ya a estas alturas.

Son cada vez menos las emisoras de cable que apuestan por este modelo que surgió con la necesidad de mantener en emisión una serie durante un trimestre. Ahora se prefiere la comodidad de producir temporadas más cortas con un menor número de episodios, lo que conlleva un ahorro en los costes de producción y un incentivo más atractivo para los actores.


Incluso el modelo de 22-24 episodios se tambalea, precisamente por eso, porque es muy difícil mantener una plantilla trabajando durante 9 meses de 12 a 16 horas diarias y que, al final, ese producto resulte tan irresistible como lo pueden hacer las ficciones más manejables de trece capítulos.

Netflix desde el primer momento lo lleva a rajatabla, casi más por, de nuevo, convención que por la coyuntura de emisión. Supongo que las ventas internacionales serán más fáciles ante ese número, aunque no me extrañaría en absoluto que comenzaran a cambiar esa estrategia, ya que su modelo de expansión va a hacer que sea la misma compañía alrededor del mundo la que explote sus productos. Otras cadenas de cable como WGN America, por nombrar alguna, también están apostando por temporadas de trece episodios, mientras que intentar encontrar su lugar.

Pero sin embargo son 12, 10 e incluso 8, la cifra que está teniendo más aceptación últimamente en los canales premium y no tan premium. Showtime adoptó este sistema hace casi ya una década, y lo sigue a rajatabla con sus dramas, aunque Penny Dreadful se estrenó el año pasado con 8, y este solo ha contado con 10. Con sus comedias sí experimentan más. Episodes siempre ha contado con 9 episodios por temporada y House of Lies, que siempre ha ido con 12 afrontará su quinta temporada con, sorpresa, 10.

Si bien es HBO la primera que comenzó a reducir el número de episodios de sus comedias y luego de sus dramas. Game of Thrones es quizá la más representativa de los 10 episodios por temporada, y esta vez el número corresponde sólo a cuestiones de infraestructura y montaje, al ser un mastodonte. No obstante, otras como Girls, Togetherness o Ballers han contado con 10 episodios o menos, sobre todo con las primeras temporadas, donde HBO testea su eficacia. Judd Apatow, creador ejecutivo de Girls, se quejaba de que él prefería hacer 12 episodios por temporada, pero desde la cadena prefieren 10, para emparejarla en emisión con otros productos y que no se quede descolgada durante dos semanas.

Si atendemos a las razones que nos dan las cadenas, creeremos que la reducción de capítulos se debe a una apuesta por la calidad de las historias, la disponibilidad de actores y la posibilidad de estrenar más series durante el año, pero la verdad es que el ahorro de costes que les supone es un incentivo mucho mayor a los previamente nombrados. Y además siguen vendiendo el producto a pesar de que se rellenen tres semanas menos en las parrillas de las cadenas internacionales.

Ahora sí, este caso tiene sus excepciones, The Walking Dead produce 16 episodios durante el año en dos temporadas partidas, y así lo seguirá haciendo mientras funcione. Outlander también lo ha hecho este año, pero su creador Ron D. Moore se muestra escéptico ante poder repetirlo, por la dificultad que conlleva.

Así que, visto lo visto, la reducción de episodios por parte de las cadenas atiende básicamente a la rentabilidad, unida a la estrategia comercial o las imposibilidades técnicas, porque eso sí, estoy seguro que HBO mataría por 13 o 16 episodios anuales de Game of Thrones. Mataría.

9 comentarios:

Moltisanti dijo...

El modelo de 22 capítulos por temporada va camino de quedarse para las sitcoms y los procedimentales. Las serializadas, por cuestiones creativas, están condenadas a tener 13 como mucho. Como viene viéndose en los últimos tiempos.

En relación a Showtime, siempre me llamó la atención que fuera la única en apostar por temporadas de 12.

En cuanto a Netflix, tengo claro que si decidió apostar en un principio por temporadas de 13, sin duda fue para transmitir homogeneidad con respecto a las producciones de cable.

La fórmula The Walking Dead me parece muy inteligente. Te garantizas cobertura durante dos trimestres en vez de uno. Y entre otras cosas eso puedo servir a AMC para catapultar dos estrenos al año.

Es un tema realmente interesante. Uno de los que más está evidenciando el cambio que estamos viviendo en la actualidad.

¡Saludos!

mr_c dijo...

Creo que el modelo ideal para las networks sería dividir la temporada en 3 fases:

de septiembre a diciembre: Un tramo de 8 episodios a lo The Walking Dead, con sus series más potentes, que regresarían durante el último trimestre de la temporada con la 2ª tanda de capítulos.

de enero a marzo: una mid-season para series de temporadas cortas, 10/12 episodios.

de marzo a mayo: la 2ª tanda de capítulos de series potentes.

Esto permitiría mucho más margen de maniobra a las cadenas, si una serie de septiembre flojea, en lugar de retomarla en marzo se continua con ella en enero y se finiquita, o si hay un bombazo en los estrenos de mid-season, éste pasa a la temporada fuerte.

Vaya lío me he montado yo solito. ;-p

Renaissance dijo...

Personalmente me alegro del cambio en el formato de la ficción. No son solo los costes, sino que mantener un interés constante durante 22 episodios es muy difícil, y en toda serie había capítulos de relleno, o incluso algún bajón de calidad cuando les ampliaban el número de capítulos.
Al menos en esta nueva aproximación el máximo establecido parecen ser los 16 de Walking Dead (y en las dos últimas temporadas, les sobran al menos cuatro). En general, menos costoso, más manejable, más dinámico, y consigue mantener un mayor interés que una temporada habitual.

LoFelip dijo...

Las temporadas de 22-24 tendría que desaparecer. En 12-13 episodios se puede contar una historia más que decente.

seriéfilo dijo...

Moltisanti: Y así debería ser, una historia seriada no aguanta nada bien los 22 o 24 episodios. Y queda patente en tantísimos ejemplos... Como espectadores quizá agradecemos menos episodios y más calidad. No se si eso va de la mano con el negocio, lo que si es una locura es la emisión de las networks durante la temporada. Eso si que debería revisarse.

Mr_C: Es algo que ha medio intentado ABC. Estaría muy bien que las temporadas de cualquier serie se emitieran de forma continuada sin parones, y eso de dividir la temporada en 3 grandes bloques es una gran idea ¿Rentable? No lo creo...

Reinassance: La televisión ha cambiado muchísimo en los últimos 10 años, como espectadores veíamos episodios de relleno como algo normal y lo aceptabamos de la forma más lógica posible. Creo que ahora ya no lo hacemos y... ahí surge el problema y la necesidad de que el sistema no se mantenga.

LoFelip: Y en 10, incluso en 8. Eso permite que se creen historias coherentes con un metraje que no sea excesivo. Los Británicos son unos genios en ese aspecto, y oye, se agradecen los tiempos.

Gracias a todos por comentar.

Aide Hernández dijo...

Definitivamente HBO llega con propuestas increíbles y sin duda Ballers con Dwayne Johnson es una de ellas, me llama mucha la atención la trama, ya que se ve que nos dará grandes momentos de diversión

seriéfilo dijo...

Aide: Todavía teng pendiente verla. Lo haré seguramente cuando acabe su temporada.

Dids dijo...

Hola Seriéfilo,

No sabes la alegría que me da cada vez que entro aquí y veo una entrada nueva :)

Las temporadas de 22 capítulos para mi desvirtuan lo que conlleva contar una historia, la dilatan demasiado que pierde en cierta medida su esencia, por no hablar de los bajones que se dan sí o sí en toda serie de estas características. Pero aún así, les debemos tanto a las series de 22 capítulos.

Pero también creo, como dice Molti, deberían quedarse los 22/24 capítulos para sitcom y procedimentales, y hacer nuevas y más propuestas de 8-10-12. Pero, como dices, también creo que el dinero es básicamente le motor de todo este cambio, puede que nos haya venido de perlas a nosotros, que disfrutamos más de las tramas serializasdas cortas, pero en última instancia siempre le resultará mejor a la ABC, por poner un ejemplo, renovar Anatomia de Grey y tener una serie de cubra todos los jueves de su temporada por muchísimo que cueste, no ya producirla, si no los contratos con sus actores.

Me parece un tema apasionante, un gran cambio que estamos viviendo y que puede regalarnos muy buenos momentos. Personalmente prefiero las series cortas, quizá porque se asemeja más a una película y lo puede convecir más como un todo, quizá también porque es más fácil de recomendar, quizá porque revisionarla es mucho más sencillo...

Un saludo, Seriefilo^^

seriéfilo dijo...

Dids: En efecto, creo que es una de las decisiones que más nos ha gustado a los fans de las series. Pero quizá no a todos, es cierto que debemos,a veces, mirar a los seguidores de series sin más y preguntarles si prefieren 22 capítulos de su ficción favorita o la calidad en guión de 13.

Ahí habría un buen debate para discutir largo y tendido.

Saludos a todos y gracias por comentar.