5 de octubre de 2014

Broadchurch VS Gracepoint



Todo el mundo habla de la edad de oro en las series americanas, y quizá el hecho de los incesantes remakes y reimaginaciones que están viendo la luz este año y se preparan para los próximos podría ser un claro ejemplo de que ni todo el oro reluce, ni la edad es tan interesante.





Este caso lo representa Gracepoint, el remake plano por plano que la FOX ha plantado en su parrilla para este otoño, una FOX que está en bajísimas horas y se perfila como la candidata a la debacle absoluta de la temporada.



Hablando de la adaptación, vemos como el metraje, toda la trama e incluso los planos coinciden con la original, y comentan que eso ocurrirá hasta el cuarto episodio y que a partir de ahí comenzarán las diferencias entre una y otra ya que la original tiene 8 episodios de 46 minutos y el remake tendrá 10 de 43. ¿Nos sorprenderán con un nuevo asesino o por el contrario innovarán para que la misma audiencia pueda ver las dos series?



Dudo mucho que alguien que haya visto la original se decante por esta. Primero porque David Tennant repite como personaje protagonista, con el único cambio que aquí falsea su acento y lo modera. ¿Quiero ver a Tennat en una versión de él mismo? No.



Segundo porque Anna Gunn será más guapa y glamurosa que Olivia Colman pero si hablamos de interpretaciones… Esa fragilidad que aporta Colman en el piloto ni de lejos se acerca a las limitaciones que tiene Gunn. Digo ni de lejos.



Y el gran chiste de la americana son sus secundarios. Eso es un chiste de los buenos, primero porque cualquier regla de oro nos dice que una adaptación tiene que ser orgánica y no copiar por copiar, y cuando se eligen actores por el parecido físico con sus homólogos británicos y se les plantan pelucas y se les disfraza, pues que queréis que os diga, el resultado se resiente.



Curioso y frívolo también es que la mayoría del casting americano es más feo que el británico, cuando los americanos siempre son de pulir imperfecciones y de colocar a modelos en papeles que no lo necesitan, sino pensad en las adaptaciones de Skins o Shameless.



La localización de Broadchurch es espectacular, llena de colores vivos y de matices, mientras que la americana es más pobre y claustrofóbica, ubicada en San Francisco y siendo mucho más crepuscular y sinceramente, pareciendo más barata. En definitiva la sensación es que el remake es más barato que el británico. Y eso si se habla de adaptación americana es un insulto, por medios y dinero.



Y dinero precisamente es lo que le hará falta al pobre Nick Nolte, que lo han metido en el casting con calzador en un papel secundario que supongo no colmará todas sus expectativas interpretativas, porque digo yo que alguien de su talla solo escogerá ese papel por necesidades de visibilidad o monetarias. Si lo hace por lo primero le doy mis condolencias y si lo hace por lo segundo mi enhorabuena.



Mi recomendación es que disfrutéis de las similitudes entre pilotos tanto como lo he hecho yo y que, si la historia os atrapa os pongáis con la versión británica, sin lugar a dudas. Y la duda que me asalta es si era necesaria la adaptación de algo muy bien hecho y que además comparte el mismo idioma. Downton Abbey es un éxito en EEUU y a nadie se le atrevería adaptarlo. ¿Por qué Broadchurch sí?


2 comentarios:

MFAL dijo...

No se me ocurriría ver a Tennant intentando no ser Tennant.
Me recomendaron esta serie y no me llamaban la atención la verdad, pero la has elogiado bastante, así que va a la lista, en su versión original.
Saludos seriéfilo :)

seriéfilo dijo...

Mfal: Si, versión original y a ser posible en VO, porque el doblaje es bastante pésimo, y por que Tennant doblado es un crimen.