21 de julio de 2014

Malos tiempos para el negocio de la sindicación




Como todos sabéis, las emisoras de cable básico están apostando por introducir contenido original constantemente, pero con este no pueden emitir durante todo el día ¿Cuál es la solución? Pues emitir series de largo recorrido que hayan pasado por las 5 grandes y con ello, fidelizar al espectador y dar un segundo pase de su serie favorita.

Ese paso se consigue con un número de episodios que varía de los 88 a los 100 para garantizar a las cadenas de cable que un mismo episodio no se repetirá un número excesivo de veces durante el año. Además, es un negocio lucrativo para ambas, puesto que la cadena de cable paga una cifra de dinero en función del éxito de la serie y de sus posibilidades en la parrilla.


El problema al que se expone el cable en estos momentos es la sequía de comedias de éxito, que son más rentables y seguidas que los dramas, lo que dificulta la compra de estas y por tanto un hueco en parrilla que podría rellenarse con un producto potente. Y la fragmentación hace que un gran éxito sea difícil, lo que compromete a canales como TNT, USA y TBS que basan su negocio en recomprar grandes comedias para emitirlas en tira diaria.

Para que os hagáis una idea, TBS ha pagado la cifra de 1,5 millones de dólares por cada episodio de The Big Bang Theory, consiguiendo un tremendo éxito, haciendo que la serie subiera en espectadores en su canal madre y acaparando el 20% total del beneficio de la emisora. Una barbaridad que les llevó a comprar cada episodio de Two Broke Girls por 1,7 millones de dólares pensando que sería es gran exitazo de la década, pero no lo ha sido y se estrenará en sindicación el año que viene con la incertidumbre de si podrá funcionar o no.

USA Network por ejemplo ha comprado cada episodio de Modern Family por 1,4 millones y se ha sentido decepcionada por las cifras, que esperaban fueran mucho más altas ya que tan sólo rondan los 600.000 espectadores de media frente a más de 1 millón para los científicos y Penny.

Tal es la mediocridad de las apuestas de las networks que para 2015 tan sólo habrá una sitcom elegible para entrar en sindicación, y esta es New Girl, que se ha desinflado en los ratings de forma muy alarmante y para 2016 se vive la misma situación, con The Mindy Project y Last Man Standing como las únicas candidatas, unas que para nada han destacado por sus números.

EL 60% del beneficio total de una cadena de cable pertenece a la reposición de series, un 25% a emisión de películas y sólo un 7% a programación original, y si los dramas y las comedias han bajado su rendimiento en un 20% durante los últimos 3 años podemos evidenciar que el modelo del cable en EEUU también está viviendo un momento muy delicado y que es evidente que su soporte vital no lo podrá seguir siendo con este ritmo de fragmentación y plataformas digitales.

PD: Aquí teneis lo último del blog, crítica sobre las bondades de The Killing.