22 de abril de 2014

Qué hacer con el bombo: Versión Scandal.



Delicias embarazosas, esta vez decadentes y de la mano de mamá Shonda.



Scandal es una locura, droga baja, pero al fin y al cabo droga, pero que no se preocupen los que nunca la han seguido porque no hay rastro de spoilers de ningún tipo en este post, solo la forma de esconder la barriga de Kerry Washington.



Una forma muy utilizada en las sitcoms, pero que en Scandal les ha venido de perlas. Quizá y gracias a su naturaleza rocambolesca han decidido que taparle el bombo a la actriz con lo primero que pillaban por plano era lo más divertido, y si, ha sido un acierto. Como algo divertido pienso, como drama serio…




Sin duda y a pesar de los esfuerzos parece que no han sido capaces de disimilar del todo bien la incipiente barriga de la actriz porque ha habido muchos momentos en los que a pesar de los grandes abrigos y camisolas la barriga se notaba más de lo previsto y quizá eso ha podido sacar de contexto a más de uno.




Como ocurría en HowI Met Your Mother, el bolso y las chaquetas holgadas son siempre los mejores amigos del jefe de vestuario cuando hay que disimular un embarazo, pero no los únicos, sillones, sillas, lámparas y más lámparas, cabezas, cajas de cartón, flexos, mantas y cojines, monitores de TV, carteras, camillas de un hospital y hasta el ala de la estatua de un águila han servido para lo que todos podemos ver en las imágenes.



Eso y por supuesto mantener a Olivia sentada la mayoría del tiempo o el uso del clásico plano corto en el que solo se aprecia al personaje de hombros hacia arriba. Al final la decisión de no embarazar también a la protagonista fue idea de la creadora de la serie, que también decidió que no quería rodar los episodios acordados y que se reducirían a 18 ya que no quería que la protagonista faltara en ninguno de ellos.



Así es, Scandal es divertida hasta en eso.