9 de marzo de 2014

True Detective, McConaughey y la excelencia. ¿O no?





True Detective es lo más, True Detective es lo más, True Detective es lo más, True Detective es lo más, True Detective es lo más, True Detective es lo más, True Detective es lo más…

Eso lo que nos espera a los seriéfilos durante los próximos 15 días, alabanzas a la serie del año, al intérprete del año, a la maravilla de la pequeña pantalla, al HBO lo ha vuelto a hacer, al maravillosa y oscura historia que atrapa y al ¿Es la nueva Breaking Bad?

Sería de necios argumentar que True Detective es una mala serie, porque no lo es, ni de lejos, decir que no tiene un buen argumento ni que está bien interpretada, porque lo está, ni que su season finale será decisiva para su futuro porque es lo más probable, pero de ahí a encumbrarla en el olimpo de las series…. De ahí a eso…

 
Es HBO, y las series de HBO se analizan al milímetro y se estudian concienzudamente para que sean interesantes y diferentes a lo que ya se ha hecho, aunque True Detective no inventa la rueda. Otra True, True Blood, si era original, una mamarrachada, pero original, esta no lo es. Y cuidado, es que no tiene que serlo, solo debe ser sólida y contarnos una historia que nos atrape, ni siquiera debe ser para todos los públicos, menos mal. A pesar de eso no veo la magnitud a la que ha llegado. Ni la magnitud que ha despertado la actuación de McConaughey, un actor bastante limitado que se ha dedicado a comedietas románticas durante la mayor parte de su carrera y que de repente quiso dejar de enseñar cacha porque era un actor “serio”, cosa muy loable, cosa que está consiguiendo, pero a la que creo que aún no ha llegado. ¿Llegará?


Quizá es cosa mía, pero quizá su forma de interpretar queda al descubierto al oír tantísimas maravillas y al ver que luego no es para tanto. Lo que me sorprende y gratamente es que True Detective le ha ayudado muchísimo a conseguir el Oscar, algo que dota a la televisión de un poder todavía más grande del que pensábamos podría. Matthew está en la mejor posición posible y es su trabajo en la serie lo que le ha dado más relevancia, sin duda. Que los papeles de atormentado son un caramelo, pero más fáciles de interpretar porque te llevan al límite. Me sugiere mucho más un actor que interpreta bien a un padre de familia y profesor que se pasa a cocinar meta y con el que descubrimos una bajada a los infiernos que alguien que da vida a un psicópata.

Son reflexiones quisquillosas, pero para eso está el blog, para analizar los pormenores de una serie que se está llamando mucho la atención y quizá está fabricada para que así sea. Y me pregunto si por eso tiene más valor o no, y si las series fabricadas para ello (que son muchas y han fracasado en su mayor parte) tienen más valor o todo lo contrario.

Preparad vuestros ojos ante el atracón True Detective, una event series, que está planteada para ir cambiando de trama y protagonistas cada temporada. Matthew está muy ocupado, él es la nueva estrella.

3 comentarios:

Igor Lansorena Larrazabal dijo...

Completamente de acuerdo contigo. Me ha gustado, Mathew Mc.... hace un gran papel, la serie esta bien, pero no es de las que engancha y estás deseando que llegue el siguiente capitulo

seriéfilo dijo...

Al final coinciden muchísimos críticos, es un buen thriller de policías en busca de un asesino en serie. Pero levantar la polvareda que ha levantado es más marketing que cualquier otra cosa.

Series Anatomy dijo...

Muy buena serie! Ayer precisamente yo también le dediqué un post en mi blog. Os lo dejo por si tenéis curiosidad ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/03/louisiana-detectives-club.html

Un saludo!