4 de marzo de 2014

Chuck ¿Eres tú el dios de las Sitcoms?



No hay duda y es incontestable que, desde el punto de vista comercial lo es, y con un gran margen respecto a otro posible candidato. En estos momentos, el tío Chuck es productor ejecutivo de 4 sitcoms que consiguen colocarse semana a semana en el top 20 de las series más vista de la televisión americana.

The Big Bang Theory en el puesto número 6 es la sitcom más vista y ronda los 5,5 puntos de rating semanales, Mike & Molly es la número 11 con unos 2,5 puntos, Two and a Half Men la 15 con una media de casi 2 puntos, como Mom, que es la 17 con el mismo promedio.


Cuatro producciones con vistas a ser muy lucrativas, Big Bang lo es, y Two and a Half también por su largo recorrido y sus acuerdos en sindicación, y todo parece indicar que ambas volverán las próxima temporada si Ashton Kutcher no se pone muy quisquilloso con su contrato. Mike & Molly pasa desapercibida porque tiene mejor número de espectadores aunque su audiencia sea más envejecida y Mom está en lo que se llama la burbuja de la renovación, con datos que la hacen peligrar pero con el colchón de estar producida por él, el tío Chuck, y eso lectores y lectoras, en el showbiz pesa y mucho.

 

Sin embargo y a pesar de los números, Chuck es el rey porque es el referente de la vieja escuela, el continuista de una forma de hacer series de comedia multi-cámara baratas, con 4 sets y un ritmo endiablado de chistes que si bien no suelen ser del agrado de la crítica sí del espectador medio.


Por ello, ha sido criticado hasta la saciedad por el tono de sus comedias. Tan sólo The Big Bang se ha salvado de la quema, aunque permitidme que os diga que no se diferencia tanto de las otras, al final las diferencias son más sutiles de lo que parece, y quizá es esta la más light de todas, la más naíf. Pero si algo destaca de Chuck es su personalidad, su garra y su fuerza para controlar sus producciones. Muchos rumores circulan sobre su turbio pasado pero hemos visto como no le han dolido prendas al enfrentarse públicamente con su actor fetiche, Charlie Sheen en un cruce de barbaridades que, si bien divertido, ningún otro productor ejecutivo se hubiese atrevido a perpetrar jamás. Ese es el tío Chuck, unido siempre a sus vanity cards, por supuesto.

Y ha creado una marca, eso tan difícil de lograr,  ha sido capaz de crear un estilo tan propio, como si de cualquier marca alimenticia potente se tratase, que hace que llamemos a cualquier serie del género con su nombre propio. 2 Broke Girls es una serie Lorre, aunque el interesado no tenga nada que ver, simplemente por el hecho de estar creada bajo los parámetros que él ha perfeccionado durante un tiempo en el que parecía que la múlti-cámara era una creación del diablo de los setenta. Y bueno, parece que al final no lo era o no cuantitativamente.


Pensad en que sitcoms de éxito encontramos en la actualidad fuera de la órbita del tío Chuck. Os ayudo: Modern Family y The Middle. Ya está, son las únicas que se pueden considerar éxitos. Y ese éxito es el de Chuck y CBS. Rotundo.

2 comentarios:

María Florencia (MFAL) dijo...

Y yo me pregunto: ¿soy yo o TBBT no tiene gracia desde hace unas cuatro temporadas más o menos?

seriéfilo dijo...

ha perdido muchas frescura, yo pienso igual, sigue siendo entretenida, pero no es la comedia que era.