4 de febrero de 2014

No recomendado para menores de...



Si algo sabemos acerca de la  industria norteamericana es que su modelo televisivo en abierto funciona como las agujas de un reloj, con horarios exactos, cortes publicitarios programados, duraciones ajustadas, y como no, una guía parental en la que la clasificación por edades de sus programas está medida al milímetro.

Gracias a esta, se delimita quién debe o no ver un programa de televisión y para que audiencia es este adecuado. La actual clasificación organizada por la FCC (Comisión Federal de Comisiones) dio inicio en 1997, aunque endureció su política en 2005. ¿Cómo sabe el espectador a que nos referimos? Bien, todas las emisoras del país deben, por ley, incluir al inicio de la emisión una señal, que se coloca en la esquina superior izquierda de la pantalla, en la que debe aparecer un código señalando a que tipo de público va destinada la emisión y las diferentes características que esta puede albergar. Estos son los códigos más comunes:

TV G: Se refiere a las emisiones para la audiencia general, es decir, producciones que puede disfrutar toda la familia sin ningún tipo de peligro o incluso pueden ver los niños sin ningún tipo de vigilancia paterna. No incluye lenguaje inapropiado, y las referencias sexuales y/o violentas pueden no aparecer o hacerlo en pequeño grado.

TV PG: En este tipo de programas los padres pueden encontrar material no recomendado para los hijos, por lo que se pide que se acompañe a los niños en el visionado para aprobar si su contenido es adecuado. Estos espacios pueden incluir diálogos insinuantes, infrecuente lenguaje grosero, alguna que otra situación sexual y violencia moderada.

TV 14: Contiene material que los padres pueden considerar inapropiado para menores de 14 años. Estos deben tener una gran cautela por monitorizar a sus hijos a la hora de ver el programa, sobretodo si no sobrepasan la edad. A esta etiqueta están sujetos la mayoría de series y programas de la televisión en abierto, y suelen contener intensivos diálogos insinuantes, lenguaje grosero frecuente y situaciones sexuales y violencia intensas.

TV MA: Esta etiqueta la reciben los programas creados expresamente para audiencias maduras y es posible que los padres no lo encuentren adecuado para hijos menores de 17 años. En este segmento se encuentran la mayoría de producciones de cable. Y contiene lenguaje indecente y grosero, actividad sexual explícita y violencia gráfica.




Pero esta no es la única indicación que aparece en el etiquetado de los programas. Hay que dejar claro que el etiquetado debe aparecer por ley cada 30 minutos, aunque algunas emisoras optan por mostrarlo a la vuelta de cada pausa publicitaria. Así, a la recomendación de la edad de la audiencia se suelen añadir unas etiquetas con las siguientes iniciales para resaltar los contenidos que se van a ver:

D: Dialogo insinuante (cuando se refiere a sexo usualmente)
L: Lenguaje grosero
S: Situaciones sexuales de diferente índole.
V: Violencia
FV: Violencia fantástica (utilizada en los programas dirigidos a niños)

Toca práctica entonces, y vamos a ver cual es la clasificación de algunos programas elejidos al azar y las advertencias sobre estos:



American Idol: Está catalogado como TV PG y es uno de los pocos programas de la televisión en abierto y en prime time que tiene esta clasificación en la que se pide a los padres precaución en cuanto a su visionado, aunque se considera adecuado para toda la familia. Se emite a las 8 P.M



The Crazy Ones: No recomendado para menores de 14 con especial atención al lenguaje grosero y las situaciones sexuales. Se emite a las 9 P.M



The Good Wife: No recomendado para menores de 14 con especial atención a sus dialogos insinuantes y al lenguaje inapropiado. Se emite a las 10 P.M



Chicago Fire: No recomendado para menores de 14 con especial atención al lenguaje grosero y situaciones violentas. Se emite a las 10 P.M



The Spoils of Babylon: No recomendado para menores de 14 con especial atención tanto a los diálogos como al lenguaje y la violencia. Se emite por cable a las 10 P.M



America Horror Story - Coven: Recomendado sólo para audiencias maduras con atención especial al lenguaje indecente, sexo explícito y violencia extrema. Se emite por cable a las 10 P.M



Black Sails: Recomendado sólo para audiencia adulta, con etiquetado diferente. Se emite por cable Premium a las 9 P.M.

Violencia, diálogos, sexo y lenguaje son los cuatro parámetros básicos con los que la televisión americana clasifica sus producciones. ¿Exagerada? ¿Eficaz? ¿Cuenta entonces con un sistema apurado o refrenda la doble moral de la que se le acusa frecuentemente?