16 de febrero de 2014

Äktä Manniskor:
Máquinas que anhelan libertad



Es cotidiano hablar de series escandinavas, porque ya no están de moda, están ahí como las británicas o las americanas. Y las hay buenísimas y no tanto, como las británicas y las americanas. Y una de las del primer grupo es Real Humans, como se conoce internacionalmente, o Äktä Manniskor, su titulo original.

Y lo bueno es que las sensaciones que nos dejó la pasada temporada han superado y mucho las expectativas en esta segunda que acaba de terminar y que nos deja un muy buen sabor de boca.



Para quienes no conozcáis la serie, esta se centra en una realidad alternativa similar a la nuestra en la que la humanidad ha desarrollado unas máquinas humanoides, los hubots, que desempeñan diversas funciones en cualquier ámbito, centrándose en un grupo de estos que han nacido libres y por lo tanto disponen de una autonomía funcional e intelectual que les hace diferentes al resto.

La primera temporada lidiaba con la búsqueda de la normalización de estos “pacman” (como se les llama en la serie), en el ámbito laboral, sexual y social con todos los vacíos legales y personales que esto crea y con el choque entre los partidarios y objetores de la inclusión en la sociedad de los robots.



Sin embargo, esta temporada ha sido un canto directo a la libertad de estos individuos, desde el terrible virus que los ha amenazado y pone los pelos de punta a la sociedad pasando por asuntos tan candentes como el cambio de leyes, la paternidad alternativa o el complejo de Dios, que se ha ido explotando a lo largo de los 10 episodios evidenciando y radicalizando aún más el desprecio por los robots de una parte de la sociedad que ve como estos van abriéndose camino y siendo más eficaces que los propios humanos.

Y estas interesantísimas bases dan mucho, pero que muchísimo juego, y dejan un horizonte de lo más interesante y todavía por explotar, la revolución de los liberados. Quizá esa es la mayor gloria de la serie, que a pesar de ser pausada y crear un claro arco que abarca todos sus episodios, es capaz de crear una atmósfera luminosa en un entorno frío con unos personajes cálidos y unos robots empáticos gracias a unos efectos especiales simples pero muy efectivos.



Así que no hay excusa para verla si aún no la has empezado, 20 capítulos de una hora de duración que nada tienen que ver con las series escandinavas más famosas que han tenido repercusión últimamente. Ni asesinos en serie, ni investigadores atormentados, ni escenarios deprimentes. Äktä Manniskor es ciencia ficción, sí, pero una ciencia ficción que gusta a los que no les gusta el género y encanta a los amantes de este. Ah, y está subtitulada al español. Ah, y tienen a Mimi.

6 comentarios:

LoFelip dijo...

Vi un par de capítulos. A ver si la retomo. Pero antes tengo "The Killing", la original claro.

seriéfilo dijo...

LoFelip: Pues no decepciona. La verdad. Yo The Killing he visto la versión americana, ya me dirás que tal es la original.

María José Jiménez Hernández dijo...

Desde hace algún tiempo se habla sobre el hecho de que los robots pueden estar inmersos en nuestra vida y esa idea cada vez está más cerca como en Real Humans la serie sueca; en la que son partícipes de muchas cosas que suceden en la actualidad.

Anónimo dijo...

la verdad yo no sigo series pero Real Humans me engancho, la serie si le das la oportunidad te atrapa, ademas de presentar cosas que pueden pasar como las elecciones sexuales que le pasa a Toby que le quiere medir el aceite a Mimi

Valeria L. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Valeria L. dijo...

Hoy en día son muchas las series de ciencia ficción que nos presenta la televisión, sin embargo la mayoría se remiten a "un mundo feliz", en un formato diferente. Son pocas las series de este estilo que realmente me gustan o me enganchan, yo prefiero series de drama, suspenso y policíacas como The night of en donde lo interesante es la culpabilidad, el crimen y la historia.