13 de marzo de 2013

Shameless: Pillastres de Chicago.



Shameless es la dramedia más redonda que se emite actualmente en Televisión. Lo digo y me quedo así de ancho, y además es como quería empezar esta especie de post reivindicativo.

Redonda porque conjuga muchas tramas, desde muchos punto de vista diferentes y no falla en ninguno de ellos. Desde muertes y asesinatos pasando por encubrimiento de cadáveres, sexo homosexual, trabajo clandestino de menores, robo, fraude a la seguridad social… ¡Todo sin complejos! y así podría seguir durante párrafos y párrafos.



Tengo que decir que tuve mis reservas antes de empezar con la serie, la primera eran sus tres protagonistas. Willam Macy no era santo de mi devoción, y claro, esa pareja que perpetró, seguro que sin ser muy conscientes, ese horror llamado Dragonball Evolution, llamados Emmy Rossum y Justin Chatwin tampoco es que le dieran alicientes al asunto. Craso error, porque si por algo debemos alabar a la serie es por su moralidad y el nivel de las interpretaciones, si bien es cierto que Chatwin se queda un poco atrás, hasta los niños son capaces de convencer de forma muy satisfactoria. Y eso es muy difícil, aunque si tenéis cualquier tipo de dudas pensad en el niño de The Following. ¡Queda todo dicho!



Shameless emociona, principalmente porque en el fondo, es la historia de unos simpáticos pícaros, una historia que funciona universalmente desde hace más de cinco siglos, que al fin y al cabo cometen estos actos para sobrevivir el día a día. Y por eso les perdonamos, pero claro, si perdonamos a Walter y Dexter por sus fechorías ¡Cómo no íbamos a hacerlo con los Gallager!



Lo que más me fascina de la serie es como es capaz de llevar unos temas tan escabrosos a buen puerto y que funcionen a la perfección. No hay que olvidarse que en el fondo, la vida de estos chicos es muy terrible. Un padre alcohólico, una madre ausente y la falta de una guía que funcione como soporte moral y les guíe de forma correcta, porque Fiona es una supermujer, pero tiene sus fallos.



Tampoco quiero decir nada más, los que veáis la serie sois conscientes de sus maravillas, los que no lo hagáis deberíais estar haciéndolo ahora mismo. Quizá no es para todos los públicos pero pocas veces os recomiendo que os lancéis a ver una serie de esta manera. Esta es una recomendación de seriéfilo a seriéfilo/a. SHA ME LESS

7 comentarios:

Makelelillo dijo...

No puedo hablar mucho porque la versión americana no la he visto, pero me han advertido que es mas floja que su homónima inglsa. Por si te interesa su visionada, a mi me gusta mucho.

Buen post. Un saludo

seriéfilo dijo...

Me intersa y mucho Makelelillo. El problema son sus 11 temporadas y la dificultad de encontrarlas.

Dids dijo...

Bueno, seriefilo, pues a mi ya me has convencido :)

Tengo ganas de empezar con algo nuevo, y después de leerte como para no hacerlo.

Ya te diré si te dejo de hablar o qué xDDDD

Un saludo^^

OsKar108 dijo...

A mi me gusta bastante. Quise intentar ver la Inglesa antes, pero eran demasiadas temporadas ya y además no son fáciles de conseguir con subtitulos y todo.
Por cierto, si no estoy equivocado viven en Chicago, no en Boston, pero por si acaso consultalo, vaya que me equivoque.

¡Saludos!

seriéfilo dijo...

Dids: Yo espero que me querrás más todavía, y me da la intención que no me equivocaré. :)

Oskar: !Menos mal que te tengo! Yo no se como tuve ese lapsus, lo he subsanado. Me pasó lo mismo a mi con la original, una pena porque tenía ganas.

Dids dijo...

Que razón tienes, voy el 2x07 y de verdad que es una serie fascinante.

Lo que más que gusta de la serie es que a pesar de los temas que toca, ¡Que vaya tela la mayoría! consigue hacerte querer a esos personajes más todavía.

Los Gallagher pueden ser muchas cosas, pero ante todo son una familia.

Tienes razón con lo de que no es una serie para todo el mundo, yo misma tras ver el primer capitulo pensé ¿Qué hago yo viendo esto? Pero quería ver como continuaba. Y ahora ya rendida estoy ante ellos.

Un saludo y muchas gracias por la recomendación. Te sigo hablando sip, y leyendo, que es lo que más mola de ese blog tuyo que es Seriéfilo.

seriéfilo dijo...

Dids: Cuando escribí sobre la serie tenia miedo al efecto piloto y que la gente pensara que no era para tanto, pero su desarrollo es muy rico y la dureza, pero también el cariño que coges a los personajes es fundamental.

Me alegra tanto tanto que la estés disfrutando...