29 de enero de 2013

Fringe, Behind the Scenes (II)

 

 En la anterior entrada hablábamos sobre los inicios de la serie en Fox y sus vicisitudes, hoy nos centramos en las temporadas más conflictivas y que más hicieron sufrir a sus fans. Esta es la segunda parte de Fringe, Behind the scenes:

Con muchos spoilers de toda la serie.

Temporada 3




 
Tras introducir el universo paralelo en season finale anterior los guionistas decidieron que la serie tenía que estar en constante movimiento y siguieron adelante con su visión de hacer dos series distintas en una sola alternando un episodio en cada universo y desarrollando los doppelgangers de cada personaje. La FOX se mostró muy reticente ante el cambio ya que no creía que la serie pudiese funcionar sin el carisma de Walter o Peter. Aún así y con la vehemencia de los guionistas accedió al experimento que supuso la creación de un nuevo universo con reglas e idiosincrasias diferentes y la libertad creativa para incluso crear un episodio con escenas animadas que incluyera el retorno de Leonard Nimoy.

FOX programó la serie en el mismo horario mortal que la temporada anterior, y el balance durante la primera parte de la temporada fue bastante decepcionante ya la audiencia continuó bajando hasta llegar a marcas de 4 millones de espectadores, algo sin duda inconcebible a esas alturas para una network como FOX. La cadena quiso dar un golpe de efecto a su parrilla y programó a principios de 2010 a su mastodonte American Idol la noche de los Jueves. Tras la fallida experiencia de la primera temporada se abandonó la idea emparejar de nuevo la serie con el reality y Fringe fue desterrada a la noche de los viernes para la segunda parte de la temporada.



A partir de ahí empezaron a saltar las alarmas de que el fin de la serie estaba próximo y que la habían programado en esa noche para dejarla morir. Desde la FOX se desmintió rápidamente y se dijo que era una oportunidad excelente para relanzar la serie, lo mismo comentaron los guionistas aludiendo a la emisión de The X Files en la misma noche. El futuro de Fringe quedaba comprometido en una noche en la que las audiencias se alejan mucho a las de los jueves aunque la FOX aseguró que la mantendría en antena si conseguía atraer a la misma cantidad de espectadores que llevaba haciendo hasta ahora. Sin duda las experiencias con Dollhouse no eran nada halagüeñas.

Fringe congregó una media alrededor de los 5 millones durante la primera parte de la temporada. Su primer y temido episodio en viernes consiguió aumentar un 12% el dato del último episodio emitido en jueves aunque en semanas posteriores ese dato fue cayendo y cayendo hasta estabilizarse alrededor de los 3,5 millones.

Las alarmas saltaron y la palabra cancelación se oía sábado tras sábado el momento en el que los fans esperaban de forma obsesiva los ratings del día anterior. No obstante y contra pronóstico el marzo de 2011 llegaba la renovación por una cuarta temporada. Los guionistas agradecieron a FOX su apoyo anunciando que no habría ningún tipo de recorte presupuestario y que habían sido renovados por una temporada completa ya que se temía que una nueva producción no pudiera atraer al público aun sabiendo que la serie no iba a incrementar sus datos, por lo menos podría conseguir el número de episodios para ser sindicada.

Con 5,83 millones de media Fringe se despedía de su tercera temporada.

Temporada 4




La temporada vino reforzada en su ámbito creativo con el fichaje de David Fury, conocidísimo por su trabajo en Buffy, Angel y Lost, y por la presunción de que Peter nunca había existido, permitiendo una vez más resetear las tramas y aligerar la mitología de la serie en un movimiento que los creadores llamaron “nuevo piloto” en un intento de atraer a espectadores que nunca habían visto la serie.

Se decidió mantener a la serie en su nuevo horario y los datos siguieron bajando hasta descender incluso de la marca de los 3 millones y el punto en los demográficos de 18 a 49 años, datos que no hacían presagiar nada bueno de nuevo, y es que la segunda mitad de la temporada empeoró incluso los datos de la primera mitad. A partir del mes de Noviembre Fringe se convirtió en la serie menos visto de la cadena aunque se encontraba entre las 10 emisiones más vistas después de haber sido grabadas en los 7 días siguientes a su emisión original.



Al cast se unió Seth Gabel como actor principal y se recurrió por última vez a Leonard Nimoy que volvió a aparecer como estrella invitada así como a Jared Harris y su villano David Robert Jones. Aún así el devenir de las tramas no convenció a la crítica y fue una de las primeras veces que se cuestionó el devenir de la serie al creer que la desaparición de Peter y su posterior encuentro no habían sido acertados así como su anticlimático final, alabando, eso si, el episodio número 19 en el que se recreaba un futuro distópico.

Abrams se mostró abiertamente preocupado por el futuro de la serie y comenzó a pensar en que si cancelaban Fringe deberían buscarle un nuevo hogar, esto se unió a las declaraciones del mandamás de la FOX, Kevin Reilly, que aseguró que Fringe era una gran serie pero que perdían dinero con ella y que el negocio no era precisamente ese. En Enero de 2012 comenzaron las negociaciones para reducir el presupuesto de la serie para que pudiera superar los 100 episodios y obtener un mejor trato para la sindicación. Las negociaciones fueron duras y se llagaron a varios puntos muertos pero finalmente en abril de 2012 se renovó la serie por 13 nuevos episodios haciéndola llegar a la mágica cifra de 100 y dándole un final apropiado anunciando la temporada como la final desde el primer momento.

Temporada 5




Con el inicio de su última temporada Fringe tuvo que reponerse a varios inconvenientes durante el camino. Jeff Pinkner abandonaba la serie junto a varios miembros del staff de guionistas reduciendo el equipo a sólo cinco escritores. Se decidió dar un salto en el tiempo y continuar la trama ofrecida en el episodio 19 de la temporada anterior donde los observers habían tomado el control de la sociedad.

Además se prescindió de los servicios de Seth Gabel y tan solo se contó con apariciones contadas de Blair Brown y Lance Reddick que pasaron de protagonistas a estrellas invitadas dejando como main cast a Torv, Jackson, Noble y Nicole. No se dieron explicaciones pero es evidente que la gran reducción de presupuesto a la que se vieron obligados hizo que la capacidad creativa como interpretativa de la serie se viera mermada.

Además se vivieron varios problemas que hicieron parar el rodaje tras tan solo 7 días trabajados. Se unió el problema de insomnio de John Noble que llegó a no poder trabajar por él con una desconocida enfermedad por parte de Blair Brown y un pequeño accidente de coche que sufrió Jasika Nicole.



Los datos de audiencia, aunque ya meramente testimoniales, bajaron más todavía hasta tocar fondo con el antepenúltimo episodio de la serie con sólo 2,44 millones de espectadores y la crítica catalogó la temporada como la más floja de todas aunque reconoció el valor de la serie y premió un final que logró la mejor audiencia de la temporada con 3,28 millones de seguidores. Aún así, la media de la última temporada fue de tan sólo 2,83 millones de fieles, lejos de los 10 que visionaron la primer tanda de episodios.  

Fringe se despidió el 18 de Enero de 2013 como uno de los últimos reductos de ciencia ficción en las network generalistas agudizando su lado dramático y épico y rindiendo homenaje a los personajes por sus entramados personales.

Fringe pasará a la historia como una producción que logró sobrevivir 5 temporadas de amenaza continua de supervivencia, fieles entregados y tramas arriesgadas. Si se convierte o no en serie de culto, es algo por lo que debemos esperar.