2 de noviembre de 2012

Primer balance de la temporada ’12-’13.

Ya estamos metidos el ajo, llevamos más de un mes inmersos en la nueva temporada y nos encontramos en el inicio de los november sweeps, el periodo donde se miden de forma milimétrica las audiencias de la primera parte de la temporada. Con un mes ya podemos aventurar y empezar a sacar balance de los aciertos y fracasos de las parrillas de las cinco grandes networks.

CBS sigue reinando en cuanto al número de espectadores y se posiciona con su potente apuesta como la network más sólida un año más, aunque quizá ve como se van acentuando sus problemas. Los domingos The Good Wife está marcando unos datos muy malos en las demos para emitirse a las 9 de la noche, los lunes es Partners, la nueva comedia del bloque, la que pierde audiencia de su lead-in How I Met Your Mother, que nunca ha sido un gran éxito y repercute, aunque no de forma abismal, en los resultados de la siguiente hora de programación y el viernes, ya eliminó su talón de Aquiles a las 9 llamado Made In Jersey con reposiciones, hasta el momento, que mejoran la peor noche de la semana. Poco donde rascar en una cadena donde la mayoría de sus nuevas apuestas como Vegas o Elementary están funcionando a buen ritmo.
ABC está viéndose más apurada, Revenge ha resistido bien el domingo y gana con facilidad en las demos a The Good Wife, pero 666 Park Avenue es un fracaso absoluto que está ya por debajo de los cinco millones de seguidores, Dancing With The Stars está sufriendo y mucho la erosión del paso del tiempo y su envejecimiento, al igual que sus comedias de los martes con Happy Endings y Don’t Trust The B in Apt. 23 que marcan unos datos malísimos y casi inaceptables como Private Practice que acaba su recorrido. Las comedias de los miércoles aguantan el tirón por los pelos y Nashville comienza a tambalearse con datos todavía aceptables, Last Resort está aguantando mejor que otros estrenos de años anteriores el maldito horario del jueves a las 8 y Scandal se mueve en datos mediocres. ABC tiene varios puntos negros en su parrilla y un buen número de espacios en el límite entre el mantenimiento y el fracaso.
CW se resiente un año más y empieza temporada a la baja, con Gossip Girl en su recta final marcando datos irrisorios, y con una noche de viernes que está dándole muchos dolores de cabeza, sobretodo con Nikita que está entre un 0,3 y un 0,2 en las demos, un dato catastrófico que, puede no ser mortal, ya sabemos que una tercera temporada es casi señal de una cuarta y la sindicación. Pero la cadena puede estar contenta con sus estrenos, Emily Owens es el más flojo, pero The Beauty And The Beast y sobretodo Arrow están demostrando que no está todo perdido y que el target al que se dirige la emisora debe cambiar.
FOX con sus luces y sombras no ha empezado bien la temporada, The Mob Doctor ha sido un fracaso sin paliativos y las comedias de los martes un agujero absoluto con cifras que rondan los 3-4 millones salvándose de la quema y por los pelos y los demos New Girl. The X Factor se ha consolidado con audiencias mediocres pero aceptables, y los viernes siguen siendo un pozo sin fondo, en el que Fringe que está a punto de acabar lucha por conseguir un punto en los demos. Malos tiempos para FOX que siempre sufre en otoño pero renace en invierno con American Idol.
NBC está viviendo un buen arranque contra todo pronóstico, ha ganado las primeras semanas en los demográficos, The Voice funciona, y ha conseguido darle un vuelco a la noche de sus lunes con Revolution, que se consolida como uno de los grandes éxitos de la temporada. Los martes sufre con The New Normal y consigue salvar el tipo con Go On y Parenthood que suele ganar en las demos. Los miércoles y los jueves son sus días más flojos, las nuevas y viejas sitcoms no les funcionan de ninguna de las maneras, Chicago Fire marca demos bastante malas y solo The Office llega a los 2 puntos el jueves. NBC ha mejorado respecto a otros años, pero las sitcoms no le funcionan y tendrán que replantearse su estrategia a corto plazo.

Si algo queda claro es que el renacimiento de la sitcom ha terminado, muchas son las que inundan la parrilla pero un pequeño porcentaje las que triunfan, y de ser así el año que viene veremos mucho más espacio para el drama.