19 de junio de 2011

Luther, la depravación del ser humano.


¿Cuál es el mejor antídoto para la sequía entre la despedida de series del invierno y la llegada de las de verano?

Luther se presenta sólida en el inicio de su segunda temporada. La serie se quedó en un punto álgido muy incomodo al finalizar su primera tanda, y aunque las repercusiones de todo esto de momento son mínimas, pronto estallará todo en las manos del protagonista.

Spoilers acerca del episodio.


Luther es diferente, extraña, y esa es su mejor carta de presentación, está claro que no todas sus tramas pueden ser atrayentes para el público. La de la prostituta me ha resultado de lo más anodina por ejemplo, haciendo de ella un simple relleno con el que ocupar los demasiados 57 minutos de metraje, que se perdonan fácilmente sabiendo que esta temporada tan solo constará de 4, acercando su ritmo más al de una miniserie. 

En las dos tramas donde la serie funciona es en la elección del nuevo asesino en serie y en la relación entre el protagonista y la atormentada Alice.
Contar con un serial killer en cualquier producción es casi sinónimo de éxito asegurado porque la tensión, el don de la ubicuidad y el tempo siempre es manejado por este a su antojo, y el uso de la máscara no hace más que inquietar al espectador, sobretodo al principio, porque si algo podemos decir de Luther es que no es una serie tramposa, el que parece ser el asesino lo es en realidad, el quid de la cuestión es como atraparlo y evitar la matanza que está a punto de ocurrir.


La segunda trama, la de Luther-Alice, da una vuelta de tuerca a la ya de por si estirada trama de la tensión sexual, esta vez podríamos llamarla tensión psycho, ya que ninguno de los dos representa los estándares de ficción del héroe, ni villano, ni el protagonista guaperas ni la cruel y ambiciosa malvada. 

Habrá que ver hasta que punto puede llegar a ser viable el desarrollo de la relación entre ambos y la captura del asesino en serie que promete darnos muchos momentos de tensión y sustos en una Inglaterra apagada y tenebrosa.

6 comentarios:

McAxel dijo...

Seriéfilo, no creo que lo de la prostituta sea para rellenar, más bien creo que es el comienzo de otra trama más para esta mini temporada...

bvalvarez dijo...

Lo mejor de Luther es Luther, oséase, Idris Elba. Solo por él la serie merece la pena. Por él y por Ruth Wilson, claro.

John Luther y sus tensiones psicológicas, sus problemas con el código moral y con su propia identidad, me parecen lo más interesante de la serie.

Saludos,

satrian dijo...

Me encanta el toque de la manzana de la tentación.
No me ha gustado mucho como han resuelto el cliffhanger de la pasada temporada, pero como ocurre en la mayoría de las series, parece que todo va a cambiar y la mayoría de las veces lo dejan de manera parecida.

seriéfilo dijo...

McAxel: Espero que la trama de la prostituta coja fuerza, pero creo que desluce entre las otras potentes dos ¿no?

Bvalvarez: El juego entre la linea moral y ética es uno de los recursos principales de Luther, al igual que por ejemplo en Dexter, y es un principio que atrae, y mucho.

Satrian: Yo me he quedado un poco helado, primero porue hacia muchos meses del final y el espectador anda un poco perdido y segundo porque esperaba más acción, pero al fin y al cabo este tipo de inicios tras finales intensos funcionan bien.

OsKar108 dijo...

A mi se me pasó volando el capítulo, si acaso la única (pequeña) pega que le podría poner es la resolución del final de temporada, pero seguro que irá dando para más, de aquí en adelante. ¡¡Ay esa manzana!!

¡Saludos!

Stephania Valdez dijo...

Creo que la combinación de comedia con la historia hace excepcional www.hbomax.tv/the-brink, sin duda es increíble de verdad me encanta poder disfrutar de ella