28 de junio de 2011

Es tiempo de reinserción social.



Ya van siete y parece increíble, pero Weeds sigue reinventándose a cada paso que da, no como True Blood de la que quería hacer una review de su reentré pero no cuenta nada nuevo, y esta vez da un salto temporal de tres años.

Spoilers sobre la season premiere:



¿Quién quería ver tramas carcelarias? Yo, desde luego no, aunque el único momento celda con ese beso homosexual ha sido, cuanto menos, inesperado, pero si algo bueno saben hacer los guionistas de Weeds es sorprendernos cuando parece que ya nada puede hacerlo. Ahora vemos a una Nancy perdida, que debe buscar un nuevo rumbo en su vida viviendo semi-encarcelada en esa casa con el señor pareado, que da bastante grima, e interactuando en escenas tan divertidas como la de la sauna. Eso si, el regalo envenenado de su amante en forma de arsenal no tiene, de momento, ningún sentido.



Tampoco lo tiene la vida que llevan los demás en Copenhague, Andy y Doug siguen haciendo de las suyas, mientras que Silas sigue siendo el único con un poco de cordura, aunque nos lo quieran poner de modelo buenorro sin neuronas y Shane parece haber madurado un poco en vista a anteriores temporadas, aunque continúa siendo todo un capullo y sigue manteniendo una obsesión materno-filial con Nancy que hace que vuelva corriendo a América en su búsqueda.

Coherente es la acción de Nancy al no querer que nadie sepa que ha salido de la cárcel, y mezcla de acto egoísta con sentido común, más coherente aún es la decisión de la hermana de considerar al hijo de esta y de Esteban como suyo, aunque pueda parecer horrible, que todos sabemos como se las gasta la adicta al café helado.



Como en años anteriores el primer capítulo de la temporada sirve para sentar las bases de lo que veremos durante todo el verano en la que se supone última temporada de Weeds, esperemos que no lo sea, porque estos personajes siguen dando todavía mucho juego.

8 comentarios:

satrian dijo...

Un maletín con armas, esta si que no me la esperaba.

martinyfelix dijo...

Me encantó el episodio, y se me pasó en nada. Yo quería más, tal mal aconstrumbada que estoy después de haberme visto las seis anteriores temporadas en maratón :D

Y pedazo de maletín. Nancy sigue en su línea, pasen tres años o treinta.

fon_lost dijo...

Me ha gustado muchísimo el regreso! Esa maleta con armas promete dar mucho juego (el avance con la escena en el bus promete). Mientras siga al serie siendo tan grande, por mí que no termine.

Un telespectador más dijo...

Yo supongo qeu serán para venderlas y conseguir pasta para salir del pais o algo, pero conociendo como se las hasta Jenji Kohan a saber por dónde nos salen.

No ha estado mal, pero poco me he reido la verdad.

Saludos!

Jaina dijo...

¿Pero de verdad alguien se esparaba que Nancy no iba conseguir sexo en la cárcel con lo poco que se contiene esta mujer? xDD Me gustó mucho la premiere con un Shane que si bien sigue en su línea creepy, no parece que esté tan desatado este año. Nancy poco ha cambiado, aunque me encantó el momento con Stevie por muy lacrimógeno que sea. Esos momentos de Nancy a lo madraza son lo que engrandecen a un personaje tan complejo y magnético.

seriéfilo dijo...

Tengo mucha curiosidad por el maletín de armas, porque en el avance aparece con él en un autobús. ¿Donde llevará Nancy todo eso?

OsKar108 dijo...

Me ha gustado el primer capítulo, no tenía ninguna idea de por donde irían (como siempre), y me ha dejado buena sensación, eso sí, cuando ha abierto el maletero y la maleta me he dicho "¡¡no Nancy, no!!" pero me estaba engañando a mi mismo, pues sabía que la cogería y luego... vaya, otra vez que no tengo ni idea XD.

¡Saludos!

seriéfilo dijo...

Oskar: Yo por un momento pensé que saldría corriendo dejándolo en el coche, pero seguro que su "novia" le dió más información que a nosotros.