24 de octubre de 2010

Damages es ratatouille, Rubicon cocido.


Cuando AMC estaba a punto de estrenar Rubicon hace cosa de 13 semanas, todos los medios se apresuraron en encontrar un próximo equivalente en la serie de Direct TV Damages, por su apariencia de thriller conspiratorio, su esquema de trece episodios y un caso por resolver, la calidad de sus guiones y una trama que, en definitiva, no es apta para todos los paladares. 

Se equivocaban, porque Damages y Rubicon tan solo se parecen vistas desde fuera, pero acertaban en una cosa, las dos son altamente adictivas, desde dos puntos de vista completamente diferentes, pero una vez que entras en su juego te das cuenta que no puedes escapar de él.

Damages, como un buen ratatouille, cocina varios elementos de forma salteada, dotando a cada uno de ellos de su perfecto punto de cocción y reservándolos en el lugar adecuado hasta que todos estén listos para, más tarde, reunir a cada uno de ellos en el mismo recipiente y removerlos bien para que se cocinen juntos durante unos segundos, resultando un planto homogéneo al final pero de gran complicación técnica si se cocina de la forma adecuada.

Rubicon, como un buen cocido, incorpora todos sus ingredientes en el mismo recipiente a la vez, partiendo de agua muy fría y cocinándose a fuego lento, muy lento, pudiéndose ver el proceso de cocción de cada uno de ellos, que van tomando poco a poco su olor y color característico hasta que se convierte finalmente en un plato contundente, sin sorpresas ni grandes sobresaltos, pero extremadamente sólido.

Ambos son platos especiales, no para tomar en cualquier horario ni lugar, sino para disfrutarlos cucharada a cucharada por la dificultad de preparación que supone que ambos queden perfectamente cocinados. A veces salen mejor, a veces peor, otras veces, aunque sean exquisitos, parecen no gustarles a toda la familia. FX se cansó del ratatouille el pasado Abril, pero le ha mandado la receta a Direct TV, que ha prometido seguir perfeccionándola durante dos años más, mientras que AMC aún saborea su primer cocido, que ha dejado muy buen sabor de boca en algunos, quizá menos de los esperados, y es por eso que está pensando si mejora la receta o si por el contrario se queda con los spaghetti que prepara para el día 31 y deja de lado la carne y los garbanzos. ¡Esperemos que no!

6 comentarios:

satrian dijo...

Yo no podría compararlas las veo muy diferentes, tienen estilos propios y definidos.

OsKar108 dijo...

La verdad es que no me parece una comparación para nada acertada, pero bueno, yo no soy crítico, así que ellos sabrán xD.
Ya que has usado el símil culinario, decirte que yo me he puesto las botas y disfrutado con ambos platos (y eso que en la comida soy bastante tiquismiquis, y ahora me refiero a la comida real xD). ¿No dicen que en la variedad está el gusto? jajajajaja

¡Saludos!

Alejandro A dijo...

yo todavía no me animo con Rubicon, en principio me dejé llevar por esa comparación con Damages pero todos están de acuerdo que su parecido es poco, de todas maneras la probaré, a ver si me gusta

Saludos!

seriéfilo dijo...

Satrian; eso es lo que he querido dejar patente, que pese a que puedan parecer dos thrillers similares... tienen muchisimas diferencias.

seriéfilo dijo...

oskar: veo que has entendido el simil perfectamente. En la variedad está al gusto y esto es alta cocina.

Alejandro: Si no te gustan las series pausadas, y de autor quizá no sea tu serie, es un poco la antitesis de Damages en sentido de ritmo. Una de cal y una de arena.

Delirios de Muñekita CaT dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes munekitacat@gmail.com

besos

Catherine