21 de enero de 2009

Y a la vejez… Desesperación


Sí, sí, sí. Yo confieso. Veo Desperate Housewives.


Después del Shock que quizás esto ha producido en alguno de vosotros, tengo que decir que soy un animal de costumbres (muy sentimental), y esta, fue la primera serie que seguí a ritmo Usa como toca, era el boom, la cosecha del 2004 y llegó a mis manos un poco antes que Lost, y así hasta hoy, ya he visto 100 episodios y con sus más y sus menos es uno de mis placeres culpables que quieras que no se convierte en una deliciosa rutina cada lunes por la tarde.


Me encanta ver a esas señoras mayores con vestidos de venteañeras, kilos de botox y esas casas con jardin tan enormes en unos barrios residenciales que en España no durarían ni un segundo. ¡La mafia del geranio es alargada!


Me parto de risa viendo a esos maridos que no son capaces ni de ir a la compra sin sus mujeres de lo repaletos que son, y esos niños que vuelven locas a sus madres. Juanita ¡Que grande que eres!


Terri Hatcher, Lois Lane de toda la vida, Marcia Cross, que necesita una uvi movil para levantar una ceja o hacer una muesca de sonrisa debido a todo lo que se inyecta en la cara, Felicity Huffman que ya dije ayer que era muy fea, (pero bueno por lo menos interpreta) Eva Longoria, ¿Por que abres la boca?, y la recauchutada Nicollete Sheridan que se lleva a matar con el Cherry forman el cotarro de pijas y estresadas.


Lo mejor de la serie es la comedia, sobretodo esas situaciones disparatadas donde los guionistas dan más de sí y dejan de lado las chorradas varias como el misterio de la temporada. ¿Pero que misterio? ¡Me pregunto yo! Si todos sabemos que es un nuevo vecino que cambia cada temporada y tiene en su sótano a alguien encerrado. ¡Que más da a quien encierren! Un año es un hijo, otro es la abuela que fuma… la cuestión es encerrar en los sótanos que eso da canguelo. O eso creen ellos. Y este año han traido al rubísimo Neal McDonough que es más gafe que Urkel y Christopher Gorham juntos, y eso es mucho muchísimo.


Pero hay una cosa que no soporto. La moralina barata que nos racionan todas las semanas. Mary Alice desde ultratumba nos cuenta que hemos aprendido viendo el episodio y nos enseña a ser mejores personas. ¡Puag!


Para el episodio 100 los tíos se inventaron de la nada a un manitas que no había salido nunca en la serie y resulta que les había cambiado la vida a todas, gracias a él estaban donde estaban. Are you kidding me?


¿No será ya hora de hacer las maletas en “Wiskeria Lane”?, ¿Por qué Carlos no habla con sus hijas en español? ¡Es ridículo!

¿Por qué no hacen un Spin-off de Juanita?

¿Quién más confiesa que ve DH?




6 comentarios:

Eldemo dijo...

Yo vi la primera temporada y me quedé a medias de la segunda, pero tengo intención de retomarla, que lo sepas!

Moltisanti dijo...

jajaja anda que exagerao!!! Mucha gente ve MD, yo me vi la 1º T por televisión, luego con el baile de horarios y fechas la perdi la pista y nunca me apetecio bajarmela como hago con el resto de series. Vamos que deje verla...

seriéfilo dijo...

ves? todo el mundo se quedo en la primera temporada!!!

Soy el ultimo eslabón! ¿Hay alguien ahí fuera? XD

Rhut dijo...

jejejej yo voy al dia de todo lo que han emitido en España ¿4ª? jjejejje claro que yo no cuento ;-)

dsm dijo...

yo confieso que la he visto las cinco temporadas, aunque no todos los capítulos, le perdi la pista un poco en la segunda y en la tercera, en la cuarta la tomé un poco más en serio y la quinta la estoy siguiendo

fon_lost dijo...

yo sigo Mujeres Desesperadas desde el principio, y las ultimas 2 temporadas a ritmo americano. de hecho, es mi serie favorita en estos momentos. no la considero placer culpable (placer sí).