22 de mayo de 2016

The 100 se queda en el concepto



El tercer año de la serie de TheCW ha sido una decepción, en tramas, planteamiento y desarrollo del arco principal de la temporada. Una lástima, porque la idea era buena, buenísima, pero claro, la ejecución deja mucho que desear, y eso que solo lleva 45 episodios emitidos.

Spoilers de toda la temporada.

Cuando empezó The 100 parecía una serie ligerísima más de TheCW, no lo era y nos sorprendió, nos esperanzó. Sus audiencias nunca fueron buenas, pero el recorrido de su primera, y buena parte de su segunda temporada nos hacía presagiar que algo grande pasaba con ella. Algo que se ha ido diluyendo mientras que superhéroes con tramas “oscuras” llenaban la parrilla del canal con muchísimo más éxito y calado que esta adaptación de una trilogía literaria que dejó hace mucho tiempo de parecerse a su fuente madre.

La decepción es más fuerte cuando vemos como las tramas se encadenan sin ningún tipo de concierto y se van quemando etapas de forma tan acelerada que se pierde cualquier tipo de verosimilitud. Yo soy de los que piensa que cuando una serie abraza su mitología es cuando verdaderamente empieza a crearse un perfil respetable ante la audiencia, pero no a toda costa.

La idea de la ciudad de la luz era estimulante, todo nos recordaba incluso a lo mejor de BSG, con esa ALIE apareciendo con su vestido rojo y su gesto imposible. Nada más lejos de la realidad, puesto que 16 episodios después hemos visto como se desvirtuaban las muertes de los personajes y sus recorridos vitales. Estos son veletas que cambian con cada decisión que toman y que se pasan de un bando a otro en una guerra que nunca acaba y que llega a ser cansina, carente de ningún transfondo lógico. Lo épico debe llevar un mensaje detrás.

Si a eso le unimos la polémica entre el actor Ricky Whittle y Jason Rothenberg ya tenemos montado el drama. Desde luego las declaraciones del actor tienen muchísimo sentido, dejando al showrunner en una posición bastante incomoda.

Veremos que ocurre en la cuarta temporada, una tanda de episodios que tiene dos frentes abiertos bastante interesantes. El ultimátum de la tierra, que tiene unas cabezas nucleares a punto de estallar, y la deshumanización de una Octavia que cegada por la revancha es capaz de matar a Pike a sangre fría.