19 de junio de 2014

Supernatural: Behind the Scenes



Supernatural nació en el peor momento, de forma extraña y con poquísimas posibilidades de sobrevivir, pues lo tenía todo en contra, y ahora tras 10 años y a punto de llegar a los 200 episodios, su historia, y como ha llegado hasta aquí la hace una producción interesantísima desde el punto de vista comercial, por lo que no habrá ni un spoiler de la trama, ni necesitarás saber, si quiera, quienes son los personajes principales de la serie para seguir este post.

Supernatural nace en 2005 en TheWB, un canal que afrontaba su última temporada siendo el último en la parrilla y que hacía varios años que no había conseguido un éxito de ninguna serie nueva que pudiera renovar. TheWB había virado su estrategia hacia las series familiares dejando de lado los dramas fantásticos para jóvenes adultos, pero debió ser por el éxito de los que quedaban en parrilla por lo que quizá se pensó que esta nueva serie podría funcionar.


Su reparto era virtualmente desconocido aunque se conocía a sus protagonistas por roles secundarios en series y películas, y se decidió estrenar la serie arropada por Gilmore Girls, ya sabéis, para intentar arrastrar a los espectadores que ya conocían a Jared Padalecky. Su audiencia fue correcta, pero a ello también ayudó que TheWB renunciara a la hora de las 9 de los domingos y emitiera sus reposiciones tras Charmed, dándole dos espacios semanales para enganchar al espectador.

Viendo que no terminaba de cuajar en su horario, a partir de mid-season se le emparejó con un producto similar, Smallville, y allí comenzó un tándem que funcionó durante muchísimos años, tanto en una network como otra.

La segunda temporada se mudó forzosamente a CW, claro está, y su audiencia bajó hasta 3 puntos de rating lo que le hizo estar en la cuerda floja y apunto de la cancelación. Hay que tener en cuenta que CW estaba redefiniendo su contenido hacia el target femenino e iniciándose en el modo soap opera, por lo que nuevamente, esta serie era un reducto que no tenía mucha sintonía con su emisora. Y así continuó en su tercer año cuando la audiencia bajó todavía más y todas las alarmas saltaron.



No obstante y tras el general declive de CW, la serie se mantuvo en audiencias asumibles y continuó su emparejamiento con Smallville y luego Vampire Diaries hasta la finalización de su quinta temporada, donde se llegaba al final de su trama principal como había estado concebida, y parecía que no habría más donde rascar.

Pero en un movimiento inesperado CW renovó a Supernatural y a Smallville por una sexta y décima temporada respectivamente y las envió al viernes noche a morir, como elefantes que van a dar sus últimos coletazos. De nuevo nada más lejos de la realidad, las dos series sorprendieron por sus datos en esa desastrosa noche y mejoraron las cifras de la cadena de forma exponencial. Poco camino quedaba para Smallville que ya había anunciado que la décima era la última temporada pero entonces Supernatural se resarcía y tras estrenar nuevo showrunner durante el sexto año conseguía renovar para un séptimo.

Si algo funciona en viernes, se queda en viernes, y así se afrontó la séptima temporada que tenía sabor a final, ya que sin el colchón de Smallville la audiencia bajó y sus datos, aunque buenos para el día de emisión, no parecían altos para una producción que se encarecía por el paso de las temporadas, además, tras tan solo dos años, su segunda showrunner dejaba el barco.

Ante todo pronóstico, de nuevo, la octava temporada era una realidad con nuevo showrunner y cambio de día al miércoles, algo que sentó a la serie de maravilla y que la hizo subir más de dos puntos de share, también gracias a su emparejamiento con Arrow que la hizo convertirse en la tercera serie más vista de CW siendo renovada por una novena temporada  que pasaría a emitirse el martes, con un lead in menos efectivo y una mayor competencia.

Pero parece que ya nada pueda afectarle a esta serie que ha sufrido cuatro cambios de horario en nueve años, una mudanza de cadena y la reformulación que sufrió esta de estar orientada a mujeres jóvenes a virar hacia el género fantástico, los vaivenes del cásting, tres showrunners diferentes e infinidad de compañeros de parrilla. Pero nada afecta a este solido producto que entrará en su décima temporada en otoño y celebrará su episodio número 200, sin grandes campañas de marketing, ni estrellas de Hollywood. Ahí es nada.