28 de mayo de 2014

Médicos que cambiaron la TV (II).



Si en la anterior entrada nos centramos en las series médicas más punteras de décadas lejanas, hoy vamos a ver las cinco apuestas más actuales que han calado en los espectadores y que hacen seguir pensando que las tramas médicas, ya sean un pretexto o un mero trasfondo, funcionan como ningún otro recurso en TV.





5. Dr. Quinn, Medicine Woman (1993-1998): Esta serie orientada para toda la familia narraba las peripecias de la Doctora Quinn, una médica del siglo XVI que abandonaba su hogar y se iba a Colorado en buscando rehacer su vida. Gracias a la mezcla entre drama médico, épico, western y época, la serie se convirtió en una de las más famosas de su época siendo hoy en día un caballo ganador en sindicación con numerosos rumores sobre su posible continuación.



4. ER (1994-2009): Quince temporadas de éxito para una serie dramática que encumbró a George Clooney y a Juliana Margulies y que se caracterizó por su crudeza y sus tramas adultas así como por el ferviente seguimiento de la audiencia y el favor de la crítica con 331 episodios y obteniendo el récord a la serie médica más longeva de la historia en prime time con más de 23 Emmy y siendo exportada a cientos de países.

3. Scrubs (2001-2010): Fue una de las pioneras en el uso de la single camera para comedia en vez de la clásica multi-camera cuidando su aspecto final y dotándolo de un acabado más lujoso. Su estilo humorístico y sus características formales la convirtieron en una rara avis que consiguió mantenerse en antena 9 temporadas casi sin hacer ruido, pero supuso un gran impacto en la ficción de la época y en el ritmo de las sitcom que le precederían.


2. House (2004-2012): Llegó en el momento adecuado a la hora adecuada. Seguía la vida de un doctor huraño que decía lo que quería y tenía un humor negro muy interesante a la vez que unas dotes sociales casi inexistentes. Triunfó gracias a la empatía del público con el antihéroe, un recurso muy de moda por aquel momento y que unido a su estructura procedimental hizo que la FOX de la época ganara muchos millones y muchos seguidores.

1. Grey’s Anatomy (2005-¿¿): Pocos apostaban por esta producción de una entonces desconocida Shonda Rhymes y con un también desconocido casting que sólo había rodado 6 episodios para estrenar en mid-season y que encumbró una forma de hacer televisión que todavía hoy sigue explotando su creadora. La unión de tramas personales a menudo efectistas en el ámbito laboral, algo hecho hasta entonces pero sin la rapidez ni el melodrama característico en ella.

Y estas quizá han sido los paradigmas del género durante las últimas décadas, numeradas por su orden estricto de aparición en las pantallas. Series de médicos que se deshicieron de los prejuicios y que arriesgaron con una puesta en común poco convencional que les llevó a destacar.

5 comentarios:

Dids dijo...

Aquí ya puedo escribir un poco más, aunque solo sea de las dos últimas xD

La verdad es que el caso de Anantomia de Grey me parece increíble, que se estrenará con esa escasez de episodios en mid-season no daba mucho esperanza, pero mírala donde está. Y es que tengo que reconocer que las primeras temporadas me parecieron muy buenas, y las disfruté mucho pero llegó un momento en que Shonda me superó y mucho.

House es otro caso fascinante, es una de las series que más he disfrutado, con capítulos antológicos, y es que me acuerdo perfectamente de Tres historias, medio lelo, y cabrón como episodios brillantísimos, creo que todos de la tercera temporada. Pero si me tengo que quedar con algo de House es con esos finalazos de temporada, y es que puede que durante la temporada no te contarán gran cosa, pero sabías a ciencia cierta que los finales de temporadas te iban a dejar fascinados.

Se nota que gustó mucho House, eh? Por eso no hablaré del final.

Una muy buena recopilación, no creo que falta nada por destacar, solo dar mi humilde opinión.

Un saludo, seriéfilo, y a seguir con estos artículos que son muy interesantes^^

seriéfilo dijo...

Dids: A mi me pasó lo mismo con Grey. Vi que era algo nuevo, me atrapó, pero al final de su cuarta temporada la tuve que dejar porque el tedio podía conmigo. Luego Shonda decidió que la locura iba más con ella, pero es es otra cosa.

A mi House como producto me parecía muy buena, y veía capitulos sueltos, como el de 3 historias, aunque su estructura procedimental me echaba para atrás, y quizá fue eso lo que no me permitió verla entera.

Mil gracias por comentar y hacer de los post cosas mucho más interesantes. :)

MFAL dijo...

House es una serie grandiosa, adoré el personaje de Gregory House en todo momento. Perdió algo (mucho) de fuelle en su última temporada, pero lograron darle un final digno a la serie. Yo (como seguramente también Dids) te recomendaría que algún día le dieses otra oportunidad. :)

MFAL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
seriéfilo dijo...

MFAL: vi episodios aquí y allá, date cuenta que se hizo muy popular, lo que pasa es que no me enganchaba, vi sus bondades y sus personajes me atrapaban pero no consiguió el factor enganche para que viera más.