20 de enero de 2014

Abogados que cambiaron la televisión (II)



Y la cambiaron ya en los 90 y el nuevo milenio, gracias a la mezcla de géneros, a las vueltas de tuerca, a contar las historias de forma desestructurada o a arriesgar en sus conceptos. El género de la abogacía no brilla tanto en TV como lo hizo pero aquí tenéis unos grandes ejemplos de que todavía se puede innovar en un género en sí mismo como este.



Ally McBeal (1997-2002) duraba 42 minutos, pero no era un drama, tampoco una sitcom y aunque sea incalificable es quizá más una dramedia que cualquier otra cosa. Con el paso del tiempo fue derivando hacia el humor más absurdo, pero las aventuras de una abogada que llega a una cierta edad y se pregunta por como será su vida y porque no puede encontrar al amor fueron de lo más novedosas. Con trazos de musical y culebrón, situaciones imposibles y una Calista Flockhart omnipresente fue uno de los productos más destacables de una FOX que quería eso, destacar.



The Practice (1997-2004) de Nuevo de David E. Kelley nació como el contrapunto a la intensidad de L.A LAW para la que el creador había trabajado, y también incluyó ligeros toques de comedia para aligerar el trasfondo de la trama que se movía entre la ética legal y la moral personal. Ganó dos Emmy a la mejor serie en el ’98 y ’99 y fue la serie madre de otra exitosa ficción llamada Boston Legal



En Judging Amy (1999-2005) nos encontrábamos a una joven abogada que llega a ser juez en material de asuntos familiares a la temprana edad de 34 años. Aunque pasó bastante desapercibida para la crítica, mezclaba la vida personal de la protagonista con los casos a los que tenía que enfrentarse siempre desde un punto de vista dramático.



Law & Order: SVU (1999-?¿) es, en su decimoquinta temporada, la serie más longeva en emisión del género. La mayoría de los casos tratados son extraídos de casos verdaderos aparecidos en los periódicos o televisión con el fin de crear una verosimilitud que llegue hasta el espectador, además se centran en casos derivados de violencia sexual y la víctima puede llegar a ser la protagonista del episodio, algo a lo que no estamos acostumbrados en este tipo de ficción.



Boston Legal (2004-2008) spin off de The Practice se centraba en las aventuras de Alan Shore en bufete Crane, Pool and Schmidt. Protagonizado por un cast de excepción con William Shatner y James Spader fue aclamada por la crítica rápidamente, consiguiendo en su última temporada 7 nominaciones a los Emmy aunque se encontró con una ABC en plena gracia que no soportaba sus niveles de audiencia por lo que fue cancelada en su quinta temporada.



Damages (2007-2012) fue una auténtica revolución del género, primero por la desestructuración de su trama, pero sobretodo por ilustrar el trabajo de los abogados fuera de los juzgados. Una de abogados sin protesto señoría ni jurados populares. Su forma de narrar las historias, que variaban en cada temporada, le valió nominaciones a los Emma y a los Golden Globe y encumbró a la fama a Rose Byrne y resucitó las carreras de Ted Danson y Zeljko Ivanek mientras que sirvió de vehículo a una impresionante Glenn Close.



The Good Wife (2009-?¿) Sigue los esfuerzos de una abogada inexperta que de repente debe volver a ejercer la abogacía a los 40 debido a los problemas políticos de su marido. La ha conquistado a la crítica y recientemente ha sorprendido a los espectadores con un giro de guión revitalizante. Entre sus ingredientes se entrelazan las historias familiares de la protagonista con las interpersonales con sus compañeros de trabajo aderezándolas con casos episódicos imposibles y pinceladas de humor  que hacen que finalmente la abogacía quede en un segundo plano.

El nuevo milenio nos ha traído diferentes formas de contar la realidad de los abogados, sobretodo con dramedias que ayudan a destensar el dramatismo de los casos y con series multi-género que deben conjugar la vida laboral de los personajes con la general. Son los abogados de siglo XXI

5 comentarios:

Florencia A. dijo...

Con lo mal que me caen los abogados y lo bien que me caen Alicia, Will & Co...

seriéfilo dijo...

Mfal: Pues hay mucho odio en la red hacia el personaje de Will...

Florencia A. dijo...

Envidia xD

Florencia A. dijo...

Creo que voy a volver al perfil de blogger :)

seriéfilo dijo...

Jajaja, Sí, al final Will es un triunfador. Aunque se lleve a gente por delante