30 de septiembre de 2013

Breaking Bad 5x16:
El adiós silencioso y contenido



Ya está, llegó el final de una serie que ha sido sobrevaloradísima, analizada hasta extremos imaginarios, ensalzada como la mejor de una época y elevada a los olimpos de las mejores series de la historia. Bueno, todo esto no importa, el viaje lo hemos disfrutado más o menos, con sus altos y sus bajos, pero dejadme decir una cosa, ante este final no hay nada que argumentar, un final redondo bajo los preceptos de la serie, silencioso, contenido, poético pero claro, en definitiva, un final que hace justicia al recorrido de la serie, que no mancha su trayectoria, sino que lo ensalza, sin necesidad de grandes artificios.

Spoilers a partir de este punto.



Ha sido un final que muchos imaginábamos, pero no por ello menos especial. A mi sus 55 minutos me han parecido vibrantes, no por su ritmo, sino porque se olía el final, la despedida, y ahí es donde la carga dramática impulsaba todo lo demás.

Quiero comentar algunas pinceladas, porque se hablará largo y tendido sobre el final, algo que me suele aburrir, por lo que prefiero pronunciarme ahora y no eternizarlo con más entradas. Por una parte tenemos a Walt, que por fin confiesa que lo que hizo lo hizo por si mismo, porque por primera vez se sentía necesitado, y creo que esa ha sido la aseveración más sincera de la que ha hecho partícipe a alguien en el transcurso de la serie. Walter ha sido un personaje  ninguneado por la vida, con un trabajo mediocre, un hijo discapacitado, una mujer dispersa y un intelecto que no le dejaba disfrutar de lo bueno que tenía y que le atormentaba sobremanera. Quizá por ello el personaje es tan interesante, y quizá por ello, quizá, se convertirá en un ejemplo de la ficción de los 2000 cuando se analice desde la distancia.



Que iba a morir lo sabíamos todos, que lo iba a hacer matando también, era demasiado orgulloso para abandonar el dinero que había ganado de esa forma tan sucia, aunque el dinero fuera lo último que quería. En el reconocimiento estaba la clave.

Lo que queda claro es que ante la fuerza aplastante del personaje, los demás se han quedado con una parte del pastel tan pequeña que ni siquiera es reseñable, incluso el co-protagonista, Pinkman, que escapa pero que no se enfrenta, porque da por hecho que el final ya ha llegado para su compañero y que el tiene una vida para vivir, la única válvula de escape que nos ha dejado Vince Gilligan.



Poco más que añadir acerca del episodio final, uno redondo y consecuente que pone un broche de oro a la serie de la que todo el mundo habla y a la que todo el mundo ama. Yo he sido muy crítico con ella en ciertos momentos, pero hay que darle al césar lo que es del césar. Yo he disfrutado, y mucho, con el visionado de la serie, con sus trampas y singularidades y con sus fortalezas y amarguras, y lo único que espero es que vosotros también lo hayáis hecho, que para eso está la buena televisión.


6 comentarios:

mfal dijo...

Será mi gran pendiente, por mucho tiempo, porque ahora mismo no me apetece verla. Me quedo con tu frase del principio, porque no quiero leer por spoilers: "el final de una serie que ha sido sobrevaloradísima..."

¡Un saludo, seriéfilo!

Miss Whatever dijo...

De fondo, escuchamos Baby blue, de Badfinger, la canción perfecta para el final. Walt disfruta una última vez de lo mejor de su vida hasta caer al suelo muerto. La cámara se va alejando al más puro estilo Lost, sólo le faltaba cerrar los ojos. Y así, fue la metanfetamina (Felina) la que lo empezó todo, pero también con la que termina: Walt tuvo lo que se merecía.
Es un episodio genial, no os lo voy a negar. El broche de una serie que nos ha enganchado capítulo a capítulo. Y respondiendo a la pregunta con la que inicié el post, sí, es un final digno de Breaking Bad, pero quizás haya podido decepcionar a muchos, en parte hasta a mi. En mi opinión, han faltado algunas últimas buenas escenas, como una despedida decente con Jesse o quizás verlo cocinar una última vez. Y desde luego no podéis negar que desde la muerte de Hank la tensión de la serie disminuyó mucho.
Por ello, aunque repetiré hasta la saciedad que me ha encantado el final y, sobre todo, la temporada, el capítulo no ha conseguido mantener el nivel de Ozymandias, que en mi opinión se corona como el mejor capítulo de la temporada y, por ello, casi lo considero el final real y los dos capítulos restantes una especie de epílogo.
Desgraciadamente, Breaking Bad ha terminado y será muy difícil reemplazarla. We'll miss you, biach.
Si quereis leer mi review completa, aquí teneis http://notodopuedeserlost.blogspot.com.es/2013/09/breaking-bad-felina-series-finale.html

seriéfilo dijo...

mfal: Yo no te recomendaría que corrieses a verla, la verdad, aunque claro que sobrevaloradísima también te digo que ha sido una buena serie donde muchas han fallado.

Miss Whatever: Es que por eso el final silencioso, a mi ozymandias me pareció que viraba mucho hacia el melodrama y no me terminó de gustar porque lo veía muy poco BB, aunque entiendo que a todo el mundo le parezca el mejor.

A mi me ha parecido bien que el final no haya sido una traca, como dices la traca fue ozymandias y estos dos episodios han sido el epílogo.

Aleluzifer dijo...

Sobrevalorada? No se puede sobrevalorar esa serie sólo infravalorarla como tú has hecho. Es de las mejores series de la historia, trama genial, actores increíbles, ningún capitulo paja, final redondo, es simplemente perfecta. Y en España estuvo tiempo sin emitirse y luego la emitió Paramount, en este país si que la han infravalorado

Dani García dijo...

Que pesados es mucha gente con lo del Epílogo y que Ozymandias fue el verdadero final... No entiendo esos comentarios. Hay una línea argumental muy clara; un salto en el tiempo lógico y unas consecuencias inevitables que debían llegar para todos los personajes, ya fueran buenas o malas.
Creo que este capítulo final está a la altura de Ozymandias, del anterior, de 'Say My Name', del último de la 4ª temporada, y de tantos gloriosos (casi toda la 3ª entera)... La escena entre Walter y Skyler es antológica y pone los pelos de punta, y el toque de humor, drama y terror de la escena con los Schwartz es genial (con la guinda de los punteros láser de los dos invitados sorpresa)... Por no hablar de la venganza final con los nazis, Todd y Lydia. Pero a mí lo que más me ha impactado es lo que no se ve, es decir, aquello que pasará después de la muerte de Walter: ¿qué pasará realmente en el juicio a Skyler? ¿Cómo vivirá la familia la confirmación de la muerte del patriarca, que a pesar de todo ha sido muy querido por todos (me gustaría ver por un agujero la reacción de Flynn)? ¿Puede haber mayor crueldad y dramatismo que lo que tendrá que vivir Marie cuando encuentren a Hank, y tenga que comprobar con sus propios ojos y con certeza que el amor de su vida ha muerto por culpa de su ex-cuñado? ¿Qué tipo de vida le espera a Jesse? A pesar de haberse liberado de las ataduras de su maestro, seguirá viviendo con toda la crueldad y el dolor que ha visto, vivido y, sobre todo, sufrido.
En fin, para mí un epílogo habría sido ver 1 o 2 capítulos con esto que se me plantea a mí, pero lo que se vio en los dos últimos capítulos no, desde luego. Al menos desde mi punto de vista.

seriéfilo dijo...

Dani tu argumento es perfectamente válido. Está claro que todas las series dejan cabos sueltos e historias sin rematar, pero al final siempre hay un cierre que satisface a una parte, y creo que esta serie lo ha conseguido con la mayoría.

Aleluzifer; Tenemos opiniones diferentes, pero en lo que estoy totalmente deacuerdo es que su emision en España ha sido de risa. Muy infravalorada.