19 de mayo de 2013

El secreto del Doctor.



Un año más, y ya van siete, termina Doctor Who, aunque esta vez en un año importantísimo para la historia de la serie, y es que, como todos sabéis, cumple 50 años el próximo Noviembre.

La primera mitad de temporadarelató el final del camino de los Pound, y creíamos que sería difícil su sustitución, pero si en algo ha sabido acertar esta serie, casi desde el inicio de la nueva versión, es en la elección de los acompañantes, y es que Jenna-Louis Coleman ha hecho un trabajo excelente, ayudada eso si por el gran misterio que lleva detrás y que ha hecho que no echemos de menos a Amy.




Sin embargo la segunda parte de la temporada ha sido más bien anodina, con episodios muy infantiles repitiendo un patrón noventero que se aleja, bastante, de mis preferencias personales. Hay mucha polémica entorno a Moffat, ya que la mayoría de fans no están de acuerdo con el rumbo que está tomando la serie y preferían los derroteros de Russell T. Davies. Si os soy sincero yo prefiero a Moffat de lejos, por la profundidad que dota a los personajes y ese halo de misterio que sabe manejar, al menos en los episodios que él escribe, que son, también de lejos, los mejores. Y sin olvidar que ha creado a los mejores personajes de la saga hasta el momento.

Spoilers sobre la séptima temporada.




Tener 50 años de ficción a tus espaldas es un hecho que no se puede obviar, y por ello creo que la utilización de los antiguos doctores es un guiño, no solo a los espectadores veteranos, entre los que no me encuentro, sino a la coherencia de la serie en el continuo tiempo.

Además la resolución de la historia de River Song, que creo que se quedará aquí, y la de la propia Clara-dos-veces-muerta, es más que satisfactoria, porque nos brinda un final de temporada pre-aniversario de lo más potente. Y no hay que negar que aunque siempre hay puntos más flojos, Moffat es un gran creador de historias, y de nuevos villanos.



Y no me digáis que no se os ha quedado la cara de pasta, cuando habéis visto a John Hurt presentándose como el Doctor, aquel que ha incumplido las normas, el gran secreto del onceavo, un secreto que seguramente se resolverá en el especial de Noviembre. Porque Moffat siempre va sembrando semillitas durante su periplo, un periplo que acaba de ser renovado por una octava temporada, y yo que me alegro.