1 de octubre de 2012

La soledad del Doctor.

Es mi primera vez, nunca antes había hablado de Doctor Who en el blog, y quizá me he esperado a uno de los episodios más sentimentales y especiales de sus tres últimas temporadas, quizá desde la salida de T. Davies y la llegada de la era Moffat.


Los fans suelen dividirse entre los que les parecía mejor la serie y su anterior etapa y los que pensamos que el señor Moffat ha dotado a la producción de un tono más adulto (aunque con licencias), oscuro y trascendental. La construcción de personajes como Amy, River Song o los mismísimos ángeles llorones han elevado el concepto de la serie y es ahora mismo cuando se encuentra en los niveles de fandom más altos desde su renacimiento, tanto en Europa como en América.

Yo no he visto la serie desde su inicio en 2005, sino que he visionado las seis primeras temporadas a mi ritmo, sin pausa, pero tampoco devorándolas, cosa que quizá me hace tener detalles frescos y arcos de episodios recientes.


Spoilers sobre la serie hasta el episodio 7x05.

Yo creo que las relaciones surgidas entre el doctor y su acompañante son en definitiva el alma motor de una serie con un engranaje perfecto, no se necesita un actor fijo para estirar la trama de la serie ni un acompañante que aguante un lustro las aventuras de los viajes en el tiempo. Doctor Who puede regenerarse. En sí misma creo que las cuatro primeras temporadas conforman una serie y las tres siguientes otra, dentro del mismo universo, pero al fin y al cabo diferentes.


Ahora la serie se enfrenta a un momento muy interesante, ya que se había conseguido estabilizar un trío/cuarteto protagonista de lo más potente e interesante con la relación del Doctor con Amy y Rory y la hija de ambos River Song, jugando con el futuro, el presente y pasado y aunando esto con infinidad de referencias no ya a las temporadas anteriores de la reencarnación sino a la serie clásica.

Con la despedida lacrimógena de Rory y Amy queda por descubrir como se portará ahora el Doctor, cual será el papel definitivo de River y que rol jugará la nueva acompañante. Todavía no sabemos si Matt Smith seguirá con el papel más allá de la séptima temporada, convirtiéndolo en el doctor más longevo de la nueva era, lo que si espero y deseo es que Moffat continúe con su aventura y siga dándonos historias con las que entretenernos.


Doctor Who sigue redefiniendo el género fantástico desde un vértice poco explorado, ligero e intenso al mismo tiempo, con episodios que cada vez más se asemejan a pequeñas películas y, aunque con varios fallos, la adicción a una trama multigeneracional que, esta vez si, consigue entretener a un diverso y amplio target.


6 comentarios:

Renaissance dijo...

Estos dos acompañantes se han despedido por todo lo alto, y me da la impresión que, desde el 2005, por mucho que el Doctor se empeñe, es practicamente imposible que los que viajen con el tengan un final feliz a la vez que tranquilo (los más afortunados acaban en una dimensión paralela). Y, por muy buen rollo que se hubieran gastado en esta temporada, al menos hasta ahora, hay que tener en cuenta que Amy quedó estéril tras lo sucedido en la anterior, por lo que por desgracia, el Doctor no va a encontrar de nuevo a ningún Pond.

seriéfilo dijo...

Renaissance: Es que lo de que los compañeros del Doctor Who se vayan de rositas no tienen sentido, ellos pagan un precio al hacer los viajes, y creo que después de todo un final edulcorado donde Rory y Amy vivieran felices no sería creíble. Así y todo no se separan, y su amor (que cursilada) es lo que les lleva a estar juntos sea donde sea.

Dro López dijo...

Pues a mí no me ha gustado el final de los Pond. Ha sido muy previsible, y ha sido básicamente lo de siempre: un drama de pareja de estos dos. Amy es, para mi gusto, el personaje menos interesante que ha pisado Doctor Who en mucho tiempo. ¿Qué le ha aportado a la serie? No se merecía tener dos temporadas y media, lo que ha hecho podría haber sucedido en una. Donna logró ser 3000x más interesante con una sola temporada.

A los Pond se les coge mucho cariño, pero han sido unos companions muy light. Con tantas idas y venidas a su casa, a su "vida normal", se ha perdido la magia de la serie, esa ilusión por seguir adelante viajando con el Doctor para siempre. Por otra parte, Moffat tiene talento, no hay duda, pero como guionista a largo plazo no funciona bien. Tramas como las de la 6ª temporada fueron cutres de cojones. Y el final de los Pond ha salido muy de la nada, cogido con pinzas. Las temporadas primeras nos dejaban pistas y detalles, que a veces duraban incluso más de una temporada, sobre el final de los personajes y su destino en general. Pero esto...

Por otro lado, la personalidad de Amy es muy vacía. Cuando el Doctor pasaba de ella o no respondía a sus preguntas, ella hacía lo de siempre: sonreír y abrir mucho los ojos. Donna no se dejó amedrentar por el Doctor, ella siempre exigió respeto y que la tratase como a una igual. Pero Amy... a veces pienso que se han esforzado tanto en hacer la serie "épica" que se han olvidado de pulir realmente las relaciones. La serie ha perdido corazón y ha ganado pretenciosidad. Y con los saltos en el tiempo que ha puesto de moda Moffat nos estamos perdiendo la mitad de la serie!! por qué ha hecho que pasen 300 años?? nos hemos perdido cientos de historias! y tenemos como resultado una relación muy vacía entre Amy y el Doctor. Apenas han tenido conversaciones realmente profundas, él nunca le ha abierto su corazón de verdad. Han sido "colegas", y se han centrado en la relación de amor de Amy y Rory, que dejó de tener nada que aportar hace mucho. Sí, son monos... y qué más?

Y capis como el del Doctor hiendo a la guerra son muy cutres. Quieren ser épicos pero no lo consiguen. Las tramas no son tan ingeniosas como parecen, en realidad la lógica se perdió hace mucho tiempo... Espero que con Oswin esto mejore, porque ella me cayó bien en el primer capi. Pero me alegro MUCHO MUCHO de que los Pond se hayan ido ya. Qué pesadilla que han sido. Ojalá no vuelvan nunca. Y lo digo con cariño... pero sin emoción.

Saludos :)

seriéfilo dijo...

Dro López: Tienes una opinión muy formadad. En general yo estoy deacuerdo contigo en que las primeras temporadas eran muy frescas e ingeniosas y quizá estás un poco más pretenciosas, pero no por el desarrollo sino por la finalización de las tramas.

Está claro que el final de los Pond es lacrimógeno, aunque me gusta la idea de que no se vayan de rositas, puesto que al fin y al cabo el "viaje" conlleva un precio.

Quizá el cariño que se le coje al personaje de Amy es el que hace que nos parezca tan buena companion. Claro está que yo me quedo con la actuación de Catherine Tate, que dio un alma muy especial a su personaje, pero que solo duró una temporada, y eso comparadas a las dos y media de Amy también hace mucho.

Es normal que una serie pierda frescura con el paso del tiempo, lo que si te digo es que yo prefiero la era Moffat, aunque para ti haya perdido un poco de "alma", la verdad es que me identifico con tramas más adultas. Lo de si Moffat puede llevar un relato a largo plazo... Creo que si. Aunque también creo que se le dan mejor los autoconclusivos, aunque recurra a la lágrima.

Gracias por comentar.

Marks dijo...

Soy fan incondicional de Doctor Who, lo reconozco. Pero después de ver Torchwood y las aventuras de Sarah Jane, me quedó claro que realmente me gusta mucho mas el estilo de Russel T. Davies que el de Moffat. Muchos de los mejores epis de las temporadas de Davies los escribió Moffat y algunos de los personajes son míticos (Angeles o River) pero estoy con Dro López, no creo que Moffat sea buen show runner para una temporada entera.
Al principio de la nueva serie creo que había menos presupuesto y mas imaginación y ahora muchos efectos pero creo que no se saben llevar bien las historias. Tb esta el hecho de que excepto River, el resto de personajes no me acaban de convencer nunca. Ni el doctor ni los companions. Y por encima de todo eso, esta temporada esta siendo muy liosa. Las tramas están mezcladas en el tiempo, algunos capítulos dan la impresión de que han pasado en distinto orden (es lo que tiene ver una serie que se mueve en el tiempo y el espacio XD) y encima por lo visto han pasado muchísimos años en pocos episodios, aunque realmente nadie lo nota si ellos no lo dicen.
Espero que con los cambios mejore algo y que con los especiales por el aniversario hagan algo grande. Tb exijo mas presencia de River, el mejor personaje sacado de la cabeza de Moffat sin discusión y con esa incredible Alex.
Bueno, creo que para ser mi primer comentario me ha quedado un poco largo XD

seriéfilo dijo...

Marks bienvenido al blog, y la extensión es lo de menos, comentarios como el tuyo enriquecen el blog muchísimo, por la diversidad de opiniones.

Ya veo que muchos preferis las riendas de T. Davies y lo veo lógico y coherente, supongo que es una cuestión de gustos. Lo que es incontestable es que Davies creó un universo de personajs más ricos e interesantes.