1 de julio de 2012

El nuevo Charlie, el viejo Charlie.

Charlie Sheen siempre vuelve, destroza su carrera, insulta y se cava su tumba pero consigue renacer de sus cenizas. Para entendernos, es un perro rabioso como Shannen Doherty pero con suerte.

Me sorprendió cuando FX le fichó para una sitcom porque no vamos a negar que las comedias de esa cadena están muy pero que muy bien. Todos sabemos que ha sido difícil cuajar este género en el cable y más si se trata de producciones que se salten la norma, porque claro TVland tiene a Betty White, pero FX tiene a Wilfred, a Louis y a Danny De Vito. ¿Similitudes entre Hot in Cleveland y It’s Always Sunny in Philadelphia?

Iluso de mi, pensé que el actor querría dar una vuelta de tuerca a su modus operandi, iluso de mi, por que la única diferencia entre su antigua serie y la nueva es que en esta no lleva camisetas de bolera. Sigue siendo un vividor, ligón, que no se toma su trabajo en serio y con ese punto canalla al que nos tiene acostumbrados.

La serie es un vehículo de promoción bestial para Sheen, que aparece en TODAS, y cada una de las escenas de los dos primeros episodios siendo siempre el nexo de unión de unas tramas que aunque sonrojan, no distan mucho de lo que podríamos ver en otras emisoras que no son FX. Sin embargo el éxito de audiencia ha sido claro, pasando de 5,47 millones a 5,74 en el segundo episodio, algo que hace sospechar no le irá mal en siguientes emisiones, aunque todos sabemos que el morbo acaba pronto y Ashton Kutcher empezó la temporada con 29 millones, se fue de parón de navidad con 15, y acabó Mayo con 11,5.

Así que si os gustaba Two And A Half Men, Anger Management también lo hará, con su puyita a todo lo ocurrido en el primer minuto. Si por el contrario sois espectadores asiduos de lo que hace FX os sorprenderá, creo, de forma negativa. Pero la pela es lo que tiene, Louie ronda el millón de espectadores durante el verano y si se mantienen los datos de Sheen estarían quintuplicando su media. Ahí es nada.

2 comentarios:

martinyfelix dijo...

Yo desde que me enteré que FX le había fichado pensé que sería por motivos económicos, Charlie Sheen no va a dejar de ser él.
Dicho esto, la serie no me gustó nada, como esperaba, y no pega nada con la filosofía de la cadena, pero si sirve para traer más audiencia al resto de sus series (aunque en realidad pega más con las reposiciones de Dos Hombres y Medio) al menos tenemos algo de lo que alegrarnos. Eso y que todo el dinero que la FX sacará les servirá para hacer más series buenas.

seriéfilo dijo...

Martínyfelix: Tienes razón, pero tambié corre el riesgo de que les funcione ese tipo de series y se aventuren a su producción si el público se encuentra receptivo.