6 de noviembre de 2011

Fringe en proceso de innovación.



Quizá no sepáis una cosa. Me apasiona Fringe. Es una pasión reciente, porque me ventilé las primeras tres temporadas este mismo verano. Sabía que iba a gustarme pero que queréis que os diga, con esos ratings y siendo de FOX no quería sufrir y decidí esperar a que terminara para poder verla sin estrés. No lo hice así, y no he podido dedicarle un post como se merece por si sola, pero tenía que comentar el último capítulo emitido.

Fringe me parece un pequeño milagro del sistema en abierto de la televisión americana. Es una serie que toma riesgos, se vuelve complicada y lidia con temas a los que no estamos acostumbrados a escuchar en la televisión en abierto, vamos lo que también pasó con Lost, y no sé si es la factoría Abrams o que sus showrunners son más guays, pero Fringe empuja el listón hacia arriba en todos los sentidos, complicando su trama, ramificando sus opciones y metiendo cada vez más la mano en la ciencia ficción, cosa también marca de la casa y de sus responsables, los mismos que los de la maravillosa, casi siempre, Alias.


Spoilers del episodio 4x05 y de la trama en general a partir de ahora.

Tras tres años Fringe ha mutado, como lo están haciendo los cambia-formas, dejando un, para mi aburrido, sistema de stand-alone episodios que aún sacan a relucir de vez en cuando para centrarse en una mitología que han ido construyendo con mucha delicadeza durante las últimas temporadas.

Sus personajes se encuentran muy bien definidos en la trama, los dosifican, muestran la cara y no la cruz e incluso crean réplicas diferentes de cada uno, lo que hace que durante la temporada anterior tuviéramos la sensación de estar viendo dos series diferentes al mismo tiempo. Y sólo por el riesgo que eso significa, hay que aplaudir, tanto a FOX como a Bad Robot.



Este año todo se ha unido, y todos sabemos que en unos cuantos episodios Peter volverá a ser de la familia y los guionistas se inventarán cualquier excusa para que los observadores no molesten, pero lo que de verdad me preocupa es que pasará a partir de ese momento, de ese instante en que todo esté más o menos asentado como lo estaba.

Dejando de lado elucubraciones, hay que celebrar cuando una serie tiene uno de esos capítulos redondos, que te hacen disfrutar y te recompensan la paciencia de haber visto una serie durante 70 episodios, que se dice pronto.



El futuro de Fringe más allá de los episodios contratados para este año es azuloscurocasinegro, pero yo espero que nos sigan dando buen material como este, porque peores datos de audiencia son difíciles de conseguir y mejores resultados con una historia sólida, coherente dentro de la incoherencia de una serie de ese estilo no se suele encontrar hoy día en una serie americana en abierto.

Entonces, llegando a esta conclusión queda en el aire una triste y tramposa pregunta. ¿No?

4 comentarios:

WATANABE dijo...

Mira que soy muy fan de la serie, pero a mí me está costando cogerle el punto a esta nueva temporada. No es que me parezca mala (para nada), pero si que tengo la sensación de que ha perdido un poco (bastante) de su poder de fascinación en torno a su mitología. Veremos, todavía es muy pronto para hacer valoraciones solidas.

satrian dijo...

Yo estoy encantado con este inicio intimista de tercera temporada, hay algunas cosas que me cuadran mejor que otras, pero en general de nuevo me han vuelto a sorprender, chapeau por Fringe

Mlo/Yonomeaburro dijo...

Pues yo lo he llamado Fringe Galactica a mi entrada en el blog pq la que se puede liar es buena. Me encanta el rollo karma: Peter negó a su padre y ahora es el padre el que le niega a él: http://yonomeaburro.blogspot.com/2011/11/fringe-4x5-fringe-galactica.html

OsKar108 dijo...

Es una lástima que tenga unas audiencias tan tan bajas, porque a mi el regreso me está pareciendo muy acertado.

¡Saludos!