19 de diciembre de 2010

Un giro sobrenatural: de Sci-Fi a Syfy.



La emisora norteamericana dedicada a la ciencia ficción viró su estrategia de programación hace tan solo 1 año medio, en julio de 2009, con un cambio de nombre y la promesa de convertirse de forma gradual en un canal no solo especializado en el género de la ciencia ficción sino en un espacio mucho más generalista que tuviese capacidad de llegar a un mayor número de espectadores no familiarizados con un género un tanto particular.

Atrás quedaron grandes producciones como Stargate o su spin-off Stargate: Atlantis, FarScape o la joya de su corona Battlestar Galactica, con cuyo final se marcó un antes y un después, aunque bien es cierto que la renombrada Sci-Fi venía abriendo un camino innovador tiempo atrás con el desarrollo de reality-shows paranormales y dramas alejados de los clichés del género, las naves espaciales y los extraterrestres.  Hace ya casi dos años, hablaba de la cadena como el hogar de las series de culto y pormenorizaba su oferta desde su nacimiento hasta esa fecha, las perspectivas eran buenas, y es que Sci-Fi desde el principio de sus emisiones se había caracterizado por emitir producciones de alto nivel, como las que he citado anteriormente, con otras de bajo presupuesto y críticas corrosivas, como Painkiler Jane o Flash Gordon.



El cambio a Syfy no gustó a la mayoría de los fans pero la buena fe de los directivos y el anuncio de la emisión de dos nuevas producciones de la talla de Caprica y Stargate: Universe para su lanzamiento hizo pensar que la línea de continuidad trazada sería la confirmación de su apuesta por las series de alto perfil, pero nada más lejos de la realidad a largo plazo.

Tras la primera parte de su primera temporada Caprica se mostró como un drama sólido, diferente, pausado pero con las aptitudes de continuar con éxito una saga que había enamorado a los seguidores, los ratings fueron bastante irregulares, y para la vuelta a la emisión de la segunda parte de la temporada se introdujeron cambios en el guión, haciendo su estructura menos densa, pero tratando temas como la filosofía, la política y la religión como ninguna otra serie antes había conseguido. Los ratings comenzaron a ser insostenibles y Syfy la canceló de manera inmediata y la retiró de su parrilla de forma fulminante en un moviendo insólito en el cable.



Stargate Universe se confirmó desde el primer momento como un producto mucho más adulto que sus predecesoras, y con su esquema mucho más elaborado consiguió nutrirse de un grupo de fans bastante notable, lo que le permitió renovar por una segunda temporada que será la última según acaba de anunciar la cadena, sus datos han caído de forma sostenida pero el medio millón de seguidores que le separa de Eureka o Warehouse 13 parece ser insalvable.

¿Y qué ocurre cuando dos producciones aclamadas por crítica y fans y que continuaban con la senda marcada por la anterior etapa del canal desaparecen? Primero y sobre todo la decepción de los fans y la mala imagen como cadena que está creando Syfy, por norma general los seguidores de ciencia ficción son fervientes en el seguimiento de los productos que les interesan y su target es el idóneo para los anunciantes y la salida masiva de merchandising derivado, y segundo, la percepción de que ahora sí es cuando la antigua Sci-Fi vira sus contenidos hacia una audiencia más amplia con la continuación de series mucho menos arriesgadas como Warehouse 13 o Haven, así como los nuevos productos que están desarrollando para el próximo año, con nombres como Kevin Sorbo o Jenji Kohan en una apuesta por las sitcom sobrenaturales que hacía años que no veíamos.



¿Qué os parece a vosotros este giro sobrenatural como fans de ciencia ficción?, ¿Queda lugar para la esperanza, al menos, con Galactica: Blood & Chrome?

6 comentarios:

satrian dijo...

Las series que parecen más procedimentales, con algún toque de humor son lo que le funciona, y yo prefiero SGU o Caprica, aunque vea las otras, pero estas las castiga la audiencia, es ciencia ficción pero descafeinada. Y no me acaba de convencer el giro hacia lo sobrenatural, pero las modas mandan.

WATANABE dijo...

El cancelar una serie sin darle un final cerrado es una mala decisión para una cadena como SyFy. No sé hasta qué punto los seguidores de la cadena podrán confiar en ella y sus nuevos proyectos con este tipo de decisiones. Lo que veo es que a pesar de tener series con buenos targets como Warehouse 13 o Eureka, el canal seguirá intentando desesperadamente encontrar otro hit como Galactica.

Moltisanti dijo...

Más allá de la inevitable decepción y cabreo mayúsculo por ver como me dejan sin una de mis serieadicciones predilectas de la actualidad, como es SGU, el cambio de estrategia que está realizando SyFy seguramente le vendrá bien en materia de audiencias, pero en cuanto a imagen de marca, está perdiendo todo lo que se ganó en el pasado. En mi caso, de ahora en adelante veo muy complicado que en un futuro cercano pruebe suerte con algunas de sus nuevas apuestas, incluyendo el nuevo proyecto centrado en el universo BSG. Frak SyFy!

Si no hay sitio para la ciencia ficción de calidad en el canal dedicado al género, ¿significa que no hay sitio para ella en la televisión actual?

seriéfilo dijo...

Satrian: Ese es el sentimiento que tengo yo, las nuevas apuests son ciencia ficción descafeinada, y eso es lo peor que le puede pasar a un género.

watanabe: Eso creo, que intentarán buscar otro Galactica, pero conjugar buenas audiencias con buenas criticas stá muy dificil, no se consigue tan facilmente.

Moltisanti: En cuanto a imagen de marca es n paso atrás, muy atrás y creo que deben darse cuenta. Que definan bien su parrilla y sepan a quien se dirigen y como, pero que lo tengan claro, y no jueguen con el espetador.

OsKar108 dijo...

Yo estoy bastante decepcionado con la cadena como "marca" en sí, porque en la semana que he visto los últimos capítulos de Caprica (un buen final en mi opinión, dadas las circunstancias claro) también ha sido en la que me he enterado de la cancelación de otra de las series que me estaba gustando mucho SGU.
La verdad es que la "credibilidad" como marca, al menos para mi, ha quedado ciertamente dañada, y aunque probablemente vuelva a ver alguno de sus próximos estrenos que me resulte interesante de primeras, ya lo haré con cierto escepticismo, por lo que supongo que los seguidores que pudiese tener el canal en EE.UU. (los que realmente cuentan) estarán con muchas más dudas que yo, imagino.

¡Saludos!

Nahum dijo...

A mí, que no conozco demasiado la industria y sus recovecos, me vienen muy bien estos posts tuyo, Seriéfilo. Merci!