10 de octubre de 2010

50 años de animación en Prime-Time (III).


En esta última entrada quiero centrarme en el desarrollo que sufrieron las sitcom animadas en abierto durante de década de los 90’s y como la aparición de Family Guy revolucionó el panorama sentando las bases de un tipo de animación más adulta y con un contenido menos infantilizado y encaminado a agradar a un público que no solía consumir el producto. La estela de The Simpsons es alargada y las cadenas norteamericanas fracasaron en sus esfuerzos para asentar un género en el que tan solo FOX podía mantener dos grandes títulos. El 31 de Enero de 1999 un nuevo giro de tuerca cambiaría el sector para siempre.


Seth MacFarlane, animador de Hanna-Barbera en grandes producciones modernas como Cow & Chicken y Dexter’s Laboratory estrenaba una producción en el prime-time de la FOX llamada Family Guy. Y la apuesta de la cadena era fuerte, ya que el estreno sucedió en el mejor escenario posible, el horario tras la Super Bowl. Tras una corta temporada de 7 episodios y el favor de la crítica y el rechazo de muchos por los peliagudos temas que se trataban en los episodios, Family Guy consiguió renovar por una segunda temporada, pero sus discretos registros al comienzo del año siguiente hicieron que FOX dejara de emitirla tras dos episodios el 30 de Septiembre del 99, aunque volvería para completar la tanda a partir de Marzo, emitiéndose gran parte de los episodios en temporada estival.

Aún así se optó por una tercera temporada que se estrenó en Julio de 2001 y que se emitió también con ratings bastante preocupantes cosa que hizo que la FOX la cancelara fulminantemente. Como ocurrió con las sitcom clásicas de los 60 como The Flinstontes, Family Guy vivió una gran popularidad tras su muerte en el cable, además de importantes datos en sus ventas de DVD, lo que hizo que FOX se rindiera a la evidencia y optara por resucitar la serie en 2005, una gran jugada por su parte que la ha consolidado como el referente de la nueva hornada de animación.


FOX no paraba la máquina, y dos meses después del surgimiento de Family Guy estrenaba lo nuevo de Matt Groening, Futurama, que estaba destinada a heredar los datos de The Simpsons y a refrendar el éxito de Matt como el nuevo gurú del género. El estreno fue espectacular con 19 millones de seguidores y todo parecía marchar bien hasta que la cadena decidió que The Simpsons y Futurama no deberían emitirse una tras otra y envió a la serie futurista a la noche del martes, donde palideció poco a poco y comenzó a bailar en diferentes horarios hasta su cancelación en su cuarta temporada. Siguiendo los pasos de Family Guy todo hacía imaginar que tras el éxito de las reposiciones y las ventas de sus episodios FOX la haría renacer, y aunque esto acabó sucediendo no fue gracias a su cadena madre, sino a Comedy Central.


En Septiembre de 1999 The WB estrenó su primera animación en primer-time llamada Mission Hill, que contaba la vida de un joven dibujante de 24 años que debe hacerse cargo de su hermano, la joven cadena tenía muchas esperanzas puestas en esta producción, ya que su target era el idóneo para este tipo de productos y FOX estaba cosechando grandes resultados con 4 animaciones, pero tras tan solo 2 capitulos decidieron cortar el grifo gracias a los pésimos ratings conseguidos. Un nuevo intento de emisión en verano corroboró los datos e hizo que Mission Hill muriera con solo 13 episodios más 5 incompletos que nunca vieron la luz, aún así las repeticiones de la única temporada producida fueron un éxito en diferentes países europeos.

NBC dio luz a God, The Evil And Bob en Marzo de 2000, causando un gran revuelo por su temática, en la que Dios y el Diablo ironizaban sobre el destino de la humanidad. Los ratings dieron la espalda al producto pero las quejas de diferentes asociaciones cristianas hicieron mucho ruído, “obligando” a NBC a cerrar la emisión tras el cuarto episodio, aunque los 13 pactados fueron emitidos eventualmente.


ABC parecía haberse dado por vencida con el género pero en verano de 2000 estrenó Clerks, la versión animada de la película de Kevin Smith. La apuesta era arriesgada pero la network no puso de su parte, estrenándola en temporada estival y cancelándola tras solo dos emisiones de la forma más cruel, tanto que nunca se supo más de ella hasta que Comedy Central emitió los últimos 4 episodios producidos en el orden correcto, ya que “el abecedario” no siguió siquiera el orden de producción original, emitiendo el episodio cuarto como el piloto de presentación.

Tras el fracaso de Misión Hill dos años antes TheWB volvió a intentarlo con The Oblongs, que narraba la vida de una peculiar familia que había mutado gracias a la polución y contaminación de su entorno, y que volvió a fracasar estrepitosamente tras cuatro episodios, siendo el último intento de la joven emisora en este tipo de espacios y dándose finalmente por vencida. Lo mismo ocurrió con UPN y Game Over ya en 2004, donde solo se emitieron 4 episodios de la animación con desastrosos datos, eso y que UPN apostó fuerte por ella utilizando CGI y no animación clásica. Las dos nuevas networks no pudieron acertar, pese a sus intentos, con los gustos del público.


En 2004 ABC también optó por la animación CGI y lo hizo con una promoción a la grande en la cobertura de los juegos olímpicos de Atenas, estrenaba Father Of The Pride, que narraba la vida de unos leones blancos cuyo patriarca actuaba en un show en Las Vegas. Muchos críticos consideraron el estreno como una blanda versión de South Park, y tras ver como los ratings bajaban considerablemente la productora Dreamworks reconoció que ABC había cancelado la serie antes de estrenarse, por lo que ya nada podría hacerse.

La resurrección de Family Guy en 2005 supuso también el estreno de otra serie de Seth MacFarlane en FOX, tras la cancelación de Futurama y el bajón de King Of The Hill, American Dad supuso la confirmación de su creador como el nuevo rey midas de la animación, otra vez una familia nuclear con sus peculiaridades había triunfado, y otra vez la FOX había dado con el clavo. Hay que reconocer que American Dad nunca ha sido un caballo ganador, ni con los ratings, ni con las críticas, pero la compatibilidad con su serie madre y los decentes datos demográficos en el sector de espectadores de 18 a 49 años le ha permitido subsistir en la parrilla, y tiene garantizada una sexta temporada y su paso a la sindicación con más de 100 episodios.


Con las demás networks reticentes a estrenar nuevas apuestas animadas, FOX siguió con su andadura con Sit Down, Shut Up, del creador de Arrested Development. La sitcom estaba basada en una comedia australiana de imagen real del mismo nombre, y tras redefinir el proyecto durante 8 años, Mitchell Hurwitz consiguió estrenarla en Abril de 2009. Los críticos la destrozaron sin contemplaciones y en su cuarta emisión tan solo consiguió atraer 1,59 millones de espectadores. Es cierto que la emisora la programó en un horario tempestivo, pero ese dato cavó su tumba por siempre. Algo parecido le pasó al último intento hasta el momento de ABC con The Goode Family, que pese a ser estrenada en temporada veraniega y tras tener el favor de la cadena para que triunfara sufrió en los ratings como todos y cada uno de los productos que ha estrenado desde The Flinstones, una maldición que parece, no tiene fecha de caducidad.

El último exponente de éxito en una emisora generalista viene de la mano del único creador que ha podido triunfar en este campo recientemente, Seth MacFarlane y el Spin-off de Family Guy, llamado The Cleveland Show, estrenado tras varios retrasos en Septiembre de 2009 promedia su segunda temporada con un éxito moderado y ya ha sido renovada por una tercera tanda de episodios, formando junto a Family Guy y American Dad una sólida apuesta de FOX por el productor, permaneciendo The Simpsons como la única ficción no producida por el dibujante de todo el “Sunday animation block”.


La sitcom animada en prime-time está más viva que nunca, FOX se ha posicionado como la única emisora capaz de crear sólidos éxitos en este determinado género mientras que las apuestas de todos sus competidores han fracasado de manera estrepitosa durante los últimos 20 años, un hecho curioso cuanto menos. Es verdad que el cable está apostándo por el género con grandes resultados, pero me he querido centrar, en este caso, en las grandes emisoras de EEUU para hacer un pequeño estudio de la evolución de la animación en prime-time.

El futuro sigue pareciendo prometedor a pesar de la fragmentación, The Simpsons dejaron la temporada pasada su trono como la más vista en favor de Family Guy y continúan su descenso en calidad y audiencia aunque no en éxito y repercusión en la sociedad, mientras que las series de Seth MacFarlane ocupan cada vez un lugar más privilegiado en la parrilla. Habrá que esperar para ver si en los próximos años aparece un nuevo productor que reinvente nuevamente la animación que la conocemos, pero mientras llegue Hanna-Barbera, Matt Groening y el nombrado MacFarlane seguirán siendo los reyes absolutos de las “cartoon sitcoms”.
Pow! Right in the kisser.

4 comentarios:

manganxet dijo...

Grandísima y muy curiosa entrada. A mí Family Guy y Cleveland Show nunca me han parecido nada del otro mundo, pero como dices, si lo estrena la FOX... xD

martinyfelix dijo...

Hay que ver la cantidad de series de animación que hacen en USA, no tenía noticia de eso. De la mitad no he oído ni hablar.

Que por cierto, voy a ver 'The Cleveland SHow', a ver que tal está.

Muy buen artículo.

Yuki dijo...

He disfrutado mucho con este post! :)

seriéfilo dijo...

maganext: Gracias, a mi tampoco, no traen nada nuevo, solo siguen la estela de su serie madre.

Martin: ultimamente las networks a xcepcion de fox han dejado de apostar por ellas, porque como habrás podido ver es a la unica que le ha funcionado algo.

Yuki: No sabes como me alegra oir eso, es lo mejor que me podrías haber dicho. Gracias por la mención en tu blog.