9 de mayo de 2010

Puta, pero con matices.

Así es Secret Diary Of A Call Girl, una dramedia de 23 minutos de duración por episodio y 8 entregas anuales que trata la prostitución desde un punto de vista no punitivo, sea o no alejado de la realidad se agradece, porque es puta porque quiere, disfruta de su trabajo y no tiene remordimientos. ¡Y cuenta con sentido del humor!


Una de sus mejores virtudes es que sin duda nos encontramos ante un producto bien engrasado, con una maravillosa Billie Piper y una trama que no decae en el aburrimiento en ningún momento, porque emitiendo 2 horas anuales de una ficción es imposible aburrir, si las cosas están bien plantificadas. Y es que es inglesa, y si no lo fuera esta serie no podría haber existido.


Los americanos tienen miedo a las producciones de Gran Bretaña, por eso, cuando son muy buenas las adaptan, como pasó con The Office o Live On Mars, pero un día una mente brillante decidió que esta pequeña historia inglesa era inadaptable y Showtime (quien sino) decidió emitirla tal cual. Doble gozo. Porque no nos engañemos, una ficción de estas características no podría caber en la televisión convencional americana de ninguna de las maneras, si así lo fuera, Belle sería una pobre prostituta sin madre, con un padre muy enfermo y hermanos pequeños que tiene que pasar por el vía crucis de la prostitución dándole todo mucho asco y viviendo una auténtica pesadilla al ir a comprar el pan pensando que cualquiera de sus clientes pudiera reconocerla fuera del horario laboral, además la pobre debería tener otro trabajo, normalmente el de camarera en una hamburguesería para que toda su familia no supiese que lo que de verdad paga las facturas no son las propinas de los adolescentes del Whopper, sino las de los infernales clientes que, haciendo un flaco favor a la sociedad, siempre estarían poniéndole los cuernos a sus respectivas.


Suerte que no es así, y que se puede tratar con cualquier tranquilidad temas como orgías, sado-maso, tríos e infinidad de diversiones (o perversiones) sexuales sin tapujos, es decir, que si, hay tetas saltarinas, pero estamos en Europa y no cambiamos dramas por pezones, es más, siempre estamos esperando a que Belle pruebe nuevas experiencias, cada una más estrambótica que la otra, viendo como casi siempre consigue separar de forma milimétrica su vida laboral y privada sin casi despeinarse.


Y es que las razones de Belle para prostituirse deberían ser cuestionables, pero aquí nadie quiere que deje de ser puta, al espectador le daría una gran pena que dejara el negocio, aunque no le haga falta porque se ha forrado vendiendo los libros de sus propias experiencias, y no es vicio, es que necesita experiencias vitales para una segunda parte.


Por lo demás nos encontramos con una T.S.N.R de libro con su mejor amigo Ido y los consiguientes bajones de este cuando Hannah encuentra un maromo que entiende su profesión como si fuera jardinera, una amiga de lo más estrambótica que da sus primeros pasos en la prostitución con toda la naturalidad del mundo y una madame que presiona a sus chicas y se queda con casi la mitad de todos los servicios pero que no cae mal. ¿La pega? Que el único personaje rico es el de la protagonista y los demás son bastante planos, lo que hace que Billie Piper se luzca tanto que tras meses y meses de especulaciones haya decidido seguir “prostituyéndose” en una cuarta temporada por la friolera cifra de 2 millones de libras, convirtiéndose en una de las actrices mejores pagadas del Reino Unido con tan solo 27 añitos.


Y es que hasta el opening es una declaración de intenciones, You Know I’m Not Good de Amy Winehouse es el compás perfecto a los actos de una señorita que desarrolla el trabajo más antiguo del mundo y una serie que no moraliza en exceso a teleespectador y deja que él juzgue los actos de los protagonistas sin cortapisas. Y os habéis librado, porque en un primer momento iba a darle el título de “Puta, pero disfruta” al post, pero el riesgo de visitantes no deseados que buscan otra clase de contenidos me ha hecho decantarme por este segundo, que si bien no es tan especifico sí mantiene la esencia. ¿No?


Pd: Y quien busque encontrarse con un sucedáneo de Sex And The City que desista, aunque en las dos se hable de sexo sin tapujos y con comicidad y las protagonistas vayan vestidas a la última moda, aquí el bottox está reducido a menos de la mitad y no tenemos que aguantar a la cara-palo de Sarah Jessica Parker. ¡Todo en la vida es mejor sin Sarah Jessica Parker!

7 comentarios:

manganxet dijo...

Pues no sabía que era tan corta, si es tan corta y tan interesante quizá este verano la vea del tirón en la típica tarde que no tengo nada que hacer.

MFAL dijo...

Amen a casi todo!!! XD
Me encanta esta serie, es fantástica! Divertida, irónica, desinhibida, muy Showtime e inglesa, sí señor!!

Me enganchó desde el primer momento, y coincido contigo en que es mucho mejor que Sexo en NY (si es eso lo que has querido decir... al menos eso he entendido :P).

En lo que no estoy nada de acuerdo es en que digas que el resto de personajes son planos... no y no!!!
Si algo adoro de esta serie es a BEN... ayyy, cómo me gusta ese amigo-novio-fiel enamorado Ben ;)

También hay otros secundarios que para mí han dado la talla como Bamby, Alex en su momento y el maquiavélico y ODIOSO Duncan.

Uno de estos días hablaré sobre esta serie, hay que recomendarla porque es muy buena.

Saludos, me ha encantado la entrada.

Kratos dijo...

Lleva ya tiempo en mi lista de pendientes, pero leer este post ha hecho que me entran más ganas de verla que nunca, no se cuándo pero la acabaré viendo seguro.

OsKar108 dijo...

No sabía de su duración (ni por capítulo ni por temporadas), la verdad es que no le he prestado atención nunca, y por lo que has comentado suena interesante, me ha picado la curiosidad, pero es que me cuesta añadir más series a lo que me apetece ver, ya veremos, aunque ya te digo, me ha gustado e interesado la recomendación.

¡Saludos!

Alejandro A dijo...

no sabía que esa canción de Amy Winehouse (una de mis favoritas personales) eso en serio le da un plus a la serie para que la siga, es que vi el piloto y me gustó pero no sé por qué no la continue, tal vez cuando esté con más ganas

ya me pongo con tu entrada de Damages que apenas pude ver su maravilloso final

seriéfilo dijo...

Manganext: Desde luego interesante es, y lo bueno que tiene es que es tan corta que en tres tardes te puedes ver un buen puñado de episodios.

Mfal: !Soy hetero y amo a Ben! pero aunque esta temporada los secundarios hayan estado a la altura muchas veces parecen meras comparsas de belle y es dificil ver una trama interesante para ellos que no involucre a la prota.

Kratos: Es fresca y atrevida, genial para desengrasar entre serie y serie y tiene la bondad de que no es una comedia ni un drama pero dura solo los 23 minutitos.

Oskar: Es una buena idea para el verano y te enamoras de billie piper si o si.

Alejandro: Pues según pasen los capitulos te vas a ir engachando más, no son autoconclusivos pero cada uno suele relatar una "aventura diferente" y eso le añade un plus.

MFAL dijo...

jajaja ¿Soy hetero y amo a Ben?
Yo también XDDD

¡Muy bueno eso!