26 de diciembre de 2009

Baño de sangre.

Literalmente. Si no has terminado de ver la cuarta temporada de Dexter será mejor que no continúes leyendo, y ¡Cuidado con las imágenes que ilustran la entrada, son muy gráficas!


Mi relación con Dexter siempre ha sido de tira y afloja, quizá porque nunca he sabido ver las bondades que todo el mundo lanzaba al vuelo sobre ella, quizá porque nunca me ha caído muy bien Michael C. Hall, ni aquí ni en Six Feet Under, o quizá porque el arco argumental que nos presentan cada temporada tiene un principio, nudo y desenlace un tanto obvios que hace que le cueste arrancar hasta promediado su ecuador.


Sin lugar a dudas, esta cuarta temporada ha sido la más disfrutable de todas, porque no me negareis que la tercera temporada fue un estupor continuo que solo cogió ritmo una vez estaba a punto de terminarse, y aunque Miguel Prado parecía la reluche al final no fue para tanto.


Entre las virtudes de esta temporada destaca el hecho de haber estado mucho más cohesionada, sin episodios de relleno, con una trama atractiva para el personaje de Deb, que me ha gustado cien veces mas que en los tres últimos años, la evolución de Dexter hacia un ser humano con sentimientos hacia su familia y como no, John Lithgow, que ha demostrado su valía interpretativa, porque aunque me costó despegarme de la arraigada imagen de este actor como un alocado extraterrestre, una vez superado el trámite se come con patatas al resto del casting.


Aunque también han habido cosas malas, la relación de Laguerta y Batista ha sido un peñado del quince, Masuka ha perdido todo su encanto, ese pesado Harry Morgan al más puro estilo Six en Galactica como el Pepito grillo incesante repartidor de dosis de moral en formato familiar, ese estilismo de Dexter cuando va a matar, siempre con la misma camiseta, como si los guionistas pensasen que somos tontos y nos avisaran de que Dexter está en modo malote, como cuando los superhéroes salen a patrullar y se ponen su uniforme, y Christine Hill, la periodista que esconde un secreto y a la que se la veía venir desde Lima.


Dexter nos tiene acostumbrados a tramas sólidas dentro de su mitología y la revelación de que la periodista y el asesino en serie son padre e hija es más propia de cualquier culebrón de sobremesa. Y es que el descubrimiento de que Trinity también es un padre de familia me pareció otro gran acierto que se disolvió de forma fulminante al descubrir que también causaba estragos hacia sus familiares, diferenciándolo de un Dexter que continua jugando al juego que siempre se le ha dado tan bien.


La interacción entre Lithgow y C. Hall es maravillosa, la química en pantalla está muy bien lograda, y aunque era más que evidente que el pelirrojo mataría a su alter ego adulto en el último episodio, el ahora contigo, ahora contra ti ha sido lo más disfrutable de la temporada.


No estoy de acuerdo tampoco, con el concepto que los guionistas nos infunden en el que el padre psicótico debe tener un hijo/a igual de demente que él o que un gran trauma en la infancia puede repercutir en el desarrollo de un futuro monstruo. ¿Harry Jr continuará con las fechorías de papá?


Y es que la onírica escena final pone un broche dorado a la temporada más sólida de la serie con la muerte, ups, de Julie Benz, “Rira” o siempre en este blog Darla. ¡Habrá que preguntarse porque la pobre Julie muere en todas las series de esa forma tan calamitosa y siempre con un niño recién nacido!


Y es que con ese movimiento los guionista han apostado fuerte, cargarte un personaje principal siempre es muy difícil, pero creo que este va a ser un golpe de efecto enorme en el personaje de Dexter haciéndole cambiar de forma irremediable, aunque ¿Quién quiere verlo como un ejemplar y soltero padre de familia? Yo, desde luego, no.


Pienso que la cuarta temporada de Dexter, lejos de la perfección de la que muchos pregonan, ha sido un sólido ejercicio televisivo de cómo un drama puede seguir sorprendiéndonos tras 4 años en antena con una premisa que no va más allá de un Robin Hood llevado al extremo, pero que transita por esa delgada línea que hace que nos horroricemos con los crímenes a la vez que intentamos comprender las razones del porqué.

10 comentarios:

satrian dijo...

Para mí que ese pepito grillo particular de Dexter ha sido el pregonero de la desgracia de Dexter, te has salido del código, has matado a un inocente, has formado una familia, ahora pasarás de juez y verdugo a víctima subsidiaria, a mí me ha parecido una gran temporada, y mi pálpito me dice que gran parte de los secundarios desaparecerán la próxima temporada y tendremos un salto temporal.

MFAL dijo...

O_O
O_O
O_O

Estoy perpleja... es que hemos visto dos series diferentes??? jejeje

No estoy de acuerdo en nada esta vez, pero en nada eh!! xDD

Sigo perpleja O_O

Quizá es la debilidad que siento por Dexter Morgan.. quizá (y su personaje de David Fisher en Six Feet Under también me pareció perfectamente logrado)... pero también me parece algo raro lo que planteas...

Me explico: Sabemos de las grandes diferencias entre MI gran Light Yagami y Dexter Morgan... (ya me entiendes...) pero acaso, en el fondo, ¿la premisa no es parecida? Matar a los malos, a los que escapan de la justicia... porque hay gente que merece morir.

¿Por qué entonces Dexter te parece un Robin Hood llevado al extremo?

Por otra parte, el hecho de que Dexter sea quien es debido a un grave trauma, no sería tan extraño...

Nacido en la sangre quiere sangre y no le importa nada. No le afecta matar a aquellos que son capaces de descuartizar a una mujer frente a los ojos de su hijo...

Eso no quiere decir que el pequeño Dexter vaya a hacer lo mismo. No es determinante, pero definitivamente puede ser un detonante.

Y el hecho de que de padres psicóticos hay altas probabilidades de hijo psicótico está probado. Eso tampoco quiere decir que todos lo sean, de hecho Trinity tiene dos hijos que son bastante 'normalitos' jejeje (y pobrecillos... con ese padre eso es todo un logro).

No me parece justo ni justificado lo que dices, esta vez disiento. Con motivos y el corazoncito herido xDDD

Dexter es una gran serie, Dexter es una obra maestra. Dexter es mi segunda serie favorita después de Six Feet Under. Y no, no está lejos de la perfección que todos pregonamos...

Porque Dexter es la perfección ;)

Me he enrollado mucho no? jajaja

Saluditos!!!

David Saltares dijo...

Las que hemos visto los dos son Dester y How I met your mother. En cuanto a la primera estoy completamente de acuerdo contigo, no sé si lo leiste en mi blog pero vamos, una serie increíblemente buena.

A HIMYM le daría algo más de puntuación, es cierto que ha flojeado mucho pero se merece el 6 por habernos ofrecido muy buenos episodios, recuerda ese "The Playbook".

¡Saludos!

Serieina_Felipe dijo...

Hombre, a mí la temporada si que me ha parecido perfecta e incluso se puede considerar como un ejemplo de perfección en una serie.

La tercera temporada no fue para nada un "estupor continuo". Fue una buena temporada pero el problema es que después de la segunda esperábamos otra temporada con el mismo nivel de tensión desde el principio y no fue así y los primeros episodios fueron algo lentos pero está claro, que la temporada más floja de Dexter supera con creces a la media de las otras series.

¿Y cómo que Michael C. Hall te cae mal? ¡Es posiblemente el mejor actor seriéfilo del momento! Yo también me confieso fan de Michael en SFU ;)

OsKar108 dijo...

Aunque me sepa mal llevarte la contraria, en el "análisis" de la temporada de Dexter (y de la serie al completo) no estoy nada de acuerdo con lo expuesto (por cierto que comentario tan grande de MFAL).
Me ha parecido una temporada sublime, y eso de "porque no me negareis que la tercera temporada fue un estupor continuo que solo cogió ritmo una vez estaba a punto de terminarse" no estoy para nada de acuerdo tampoco, me parece la temporada menos interesante de las 4 (globalmente) pero mucho mejor que una gran mayoría de temporadas de muchas otras series de la actualidad. Pero bueno, como siempre, para gustos colores, obviamente, pero creo que no se puede negar un nivel alto de calidad de la serie (como yo no se lo niego a Mad Men, que no me enganchó del todo pese a ver la 1ª temporada completa, o a Big Love, de la que solo vi 4 capítulos pero tampoco me enganchó).

¡Saludos!

seriéfilo dijo...

satrian; yo espero que no haya salto temporal, me gustaría que la historia se retomase al dia siguiente de donde se dejó, sino se perderia el efecto muerte de rita y no habría servido para nada.

mfal: yo creo que hemos visto la misma serie pero sobre distintos tipos de vista, lo de robin hood al extremo es porque mata en vez de robar a los malos, pero claro está que la premisa se parece al planteamineto de light en death note.

Sobre todo lo demás creo que son las quejas como espectador de una serie que pienso, sería redonda a falta de ellos. Se que he sido critico, y quizá es por el hecho de que todo el mundo ha visto la perfección de un modo tan flagrante que al verla he estado más atento en los pequeños detalles.

David: Estoy deacuerdo contigo, dexter ha dado un salto de calidad esta temporada.

Felipe: Michael C. Hall es un poco superior a mi, y la tercera temporada me costó muchísimo de arrancar.

Oskar: !en algo teniamos que disentir! y la verdad es que no niego en absoluto la calidad de dexter, quizá es que no me motiva tanto como a vosotros, eso o que soy un necio! jaja

saludos y gracias por comentar.

Kratos dijo...

A mi me ha parecido la mejor temporada de Dexter, emocionante en todo momento, y me lo he pasado en grande con ella. Michael C Hall me encanta y este año se ha salido con una grandísima actuación. La única pega que le veo a la serie son sus secundarios que me algunos me aburren bastante.

OsKar108 dijo...

De necio, nada de nada, para eso está la variedad, para que cada uno "nos quedemos" con lo que más nos guste.

¡Saludos!

fon_lost dijo...

a mí me ha parecido simple y llanamente toda una obra maestra de la televisión. la he disfrutado desde el pre-air del 4x01 hasta ese final impresionante que nos dejó a todos boquiabiertos. y sí, quiero ver a Dex (enormísimo C. Hall) de padre viudo alternando con su oscuro pasajero.

Nahum dijo...

Llego tarde, pero quería comentar una entrada tan interesante.

A mí sí me pareció una temporada excelente. Sobre todo por arriesgarse (en ese giro final) a romper el tópico que se esperaba (Dexter mata al malo y se recobra el orden). Ahora comienza una serie distinta, los guionistas han dado un salto que no tiene vuelta atrás. Un Robin Hood moral con un código que se ha saltado... a ver cómo vuelven a encajar las piezas ahora.

Y muy bien vista la relación con el Six de BSG, aunque yo creo que el referente debería ser el Nathaniel de Six Feet Under.