30 de abril de 2012

25 años, 10 grandes éxitos.

FOX, la cuarta network, la apuesta por romper la hegemonía de las tres grandes acaba de cumplir 25 años y en su recorrido ha habido muchos altibajos pero ha sabido, primero mantenerse dentro del grupo de emisoras competitivas como no pudieron ni TheWB ni UPN, y segundo revolucionar el audiovisual norteamericano impulsando otro tipo de hacer televisión llegando a, desde hace 8 años, mantener un liderazgo claro y coherente en la franja de adultos de 18 a 49 y peleándose año tras año con CBS por el liderazgo absoluto.

Por ello he decidido hacer un repaso en su historia con diez grandes éxitos del canal que bien por su aportación a la cadena o su éxito han creado la marca que hoy día conocemos. Esta lista es altamente subjetiva, por lo que aquí no tienen porque aparecer las series más seguidas o con más temporadas, sino las más importantes según mi propio criterio.

Married With Children (1987-1997) tiene mucha significancia en lo que es FOX hoy día. Fue la primera emisión de la cadena y se mantuvo en antena durante la friolera de 11 años y 259 episodios siendo la sitcom de carne y hueso más duradera en la historia de la cadena. Su irreverencia y frescura irrumpieron en un panorama poco arriesgado que la recibió con los brazos abiertos. Muchos la han catalogado como la familia Simpson de carne y hueso aunque esta apareciera antes en parrilla y catapultara a la fama absoluta a sus cuatro protagonistas de los cuales tres (Katey Sagal, Christina Applegate y Ed O‘Nelly) han conseguido una sólida carrera en el mundo de la actuación.

The Simpsons (1989-¿¿) Fue quizá la apuesta más arriesgada de la network y su mayor éxito hasta la época, con 25 temporadas contratadas y un grandísimo e importante impacto social, esta sitcom animada es quizá la producción más conocida del globo terráqueo. A pesar de su avanzada edad y de las malas críticas que suele cosechar en la actualidad continúa teniendo un presencia pronunciada en su parrilla como eje central de la noche más importante de la semana con unos demográficos que siguen siendo más que sólidos.

Beverly Hills 90210 (1990-2000) Supuso un nuevo golpe de efecto de la factoría Spelling, sabiendo renovarse tras los 80’s y creando un género en sí, la soap opera adolescente para prime-time. La producción supo mantener durante diez temporadas y 296 episodios el favor de un público entregado además de crear una franquicia que cuenta con cinco series hasta la fecha y que hoy día continúa dando beneficios. Este importante modelo impulsado por el gran Spelling siguió funcionando en este misma cadena con The O.C y es la estrategia que ha venido siguiendo TheCW desde su nacimiento.

X Files (1993-2002) Otra arriesgada apuesta por lo paranormal y lo oculto que se convirtió en una gran serie de culto que fue creciendo a pasos agigantados creando, como BH 90210, una franquicia con tres series diferentes y dos películas tras haber permanecido 9 temporadas en antena y 202 episodios. Además de su éxito comercial, su presencia en la cultura pop y su estatus de serie de culto la mantienen en el imaginario colectivo abriendo la puerta a la creación de dramas con tintes fantásticos como, por poner un evidente ejemplo, Fringe. ¿Quién no se acuerda de sus míticos slogans? “The Truth Is Out There”, “Trust No One”y “I Want to Believe”

Ally McBeal (1997-2002) Fue una adelantada a su tiempo y la que quizá menos éxito tuvo de la lista en cuento a cifras, pero no repercusión. Su entonces novedosa mezcla entre drama y comedia supuso un acontecimiento inesperado que la llevó a ser el reclamo perfecto para una cadena que cada día luchaba más para diferenciarse de las tres grandes pero que había decidido abandonar de forma parcial su estrategia intentando conseguir un público más amplio, dejando de centrarse en los adolescentes.

Su premisa era tan cómica que incluso se comenzó a emitir de forma recortada y con nuevas escenas en formato de 20 minutos, dejando claro su tendencia y encumbrando de nuevo a David E. Kelley al olimpo de los creadores de televisión, que, eso sí, no pudo mantener a la audiencia necesaria para seguir más allá de capítulo 112.

Estos son, sin lugar a dudas los productos más relevantes en la primera mitad de la historia de FOX como network, por sus innovaciones y el gran riesgo corrido a la hora de estrenarlas, pero si os fijáis, la gran mayoría de ellas han quedado en el imaginario televisivo creando, además un sinfín de productos derivados con un claro concepto de marca.

En la próxima entregada analizamos los cinco éxitos que hacen de FOX lo que es en la actualidad.

22 de abril de 2012

Fringe 4x19. Ecos del futuro.

Esta entrada contiene spoilers sobre el episodio mencionado.

En Fringe el 19 es siempre el diferente, extraño, raro. Si el gran Leonard Nimoy se retira de la actuación y sólo quiere doblar, se le crea un dibujo animado, y si se necesita, se viaja a los 80 para narrar la historia del secuestro de Peter.

Este año viajan al futuro, y a mi este episodio, con todas sus virtudes, me ha parecido francamente decepcionante y anti-climático. La idea era buena, me recordó mucho a Galactica en el primer minuto de metraje, pero el desarrollo de la trama ha sido muy pobre hasta el final, un potencial desaprovechado.

Sabréis, por aquellos días en los que Lost lo petaba, que no comulgo con ese señor llamado Henry Ian Cusick y que no me hizo ninguna ilusión que apareciera en la serie, aunque el riesgo que han tomado a la hora de desarrollar la historia sin la mayoría de los personajes habituales es también algo que debe remarcarse.

Yo esperaba conclusión, cuando vi que terminaba el capitulo pensé que sería uno doble, pero nada más lejos de la realidad, la semana que viene parece que seguirán por donde lo dejaron la anterior.

Veremos si antes de que termine la temporada podremos descubrir que demonios le pasó a Olivia (como se echa de menos a Anna Torv), que ocurrirá con los observadores y si hay una reunión feliz con Henrietta, que vaya, todos sabíamos desde el minuto 3 que era la hija de los tortolitos.

Pd: Nina y Broyles caracterizados y arrugadísimos… ¡No tenían precio!

19 de abril de 2012

¿Por qué ha fallado Ringer?

Es la pregunta que todos sus seguidores se están haciendo casi desde el principio de la temporada. Parece que venía gafada de casa, tras pasar de CBS a TheCW, donde todos sabemos que es mucho más difícil ser visible y triunfar, y es que aunque ha seguido la línea y la estela de la mayoría de producciones de la cadena teen, su aire más adulto no ha conseguido atraer al público.

Si tenemos sus datos en cuenta, las últimas semanas ha promediado 0,5 puntos en los ratings y sobrepasado el millón de espectadores a duras penas, eso si, sin parones ni descansos desde su vuelta en febrero y levantando la audiencia de reposiciones de 90210 con 0,3 puntos de rating y apenas medio millón de seguidores. Estos datos pueden parecer alarmantes pero son los que mueve TheCW tras el parón de navidades y están a la par con Gossip Girl y Hart Of Dixie.


A parte de sus datos, que hacen prever su cancelación, Ringer se ha convertido en un subproducto a la mayor gloria de Sarah Michelle Gellar, que en las entrevistas se vanagloria de interpretar a cuatro personajes diferentes en la serie, las versiones de Siobhan y Briget del presente y las del pasado, ahí es nada, y aunque muchos de nosotros hemos visto esta primera temporada por su presencia y la amamos desde los días de Buffy, hay que decir que no ha estado a la altura de las circunstancias, aunque tampoco ha hecho el ridículo.

Las tramas de la serie si son demenciales, pero claro, que hablen primero los guionistas de One Tree Hill, dejando a parte ese aire cutre en la producción y los decorados que no pega con el supuesto lujo en el que viven los protagonistas y que Revenge ha sabido llevar (un poco solo) mejor. Muchas han sido las comparaciones entre las dos series, y yo creo que hay una gran diferencia entre ellas. Y es fundamentalmente la asunción de riesgos, Revenge no tiene miedo de sorprender, contar cosas y destapar conflictos continuamente, Ringer ha sido más comedida, guardando sus ases hasta el final y dejando muchos otros en el limbo para una hipotética segunda temporada.

Una segunda temporada que se prevé difícil de conseguir, en un momento muy delicado para su cadena, aunque todos hayan sido delicados, con este ritmo de caída en todas sus producciones es probable que el próximo año nos encontremos con producciones que no superen el millón de espectadores de forma continuada, algo que es un fracaso hasta para cualquier cadena pequeña de cable y un hecho que pone en tela de juicio la rentabilidad de sus series.

Visto con perspectiva y tras visionar la temporada completa son muchos los fallos que podemos observar en la serie de la Gellar, pero se encuentra dentro de los estándares de la ficción de su emisora, ahora sí, no se como la habréis disfrutado vosotros, pero a mi, este culebrón postmoderno me ha ayudado, por instantes, a disociar a Sarah de Buffy.

9 de abril de 2012

Nuevo diseño.


Casi tres años y medio después por fin me he decido a cambiar, poco, muy poquito, el diseño del blog.
 
Me daba miedo cambiar algo que funcionaba, un color, el negro, que era una seña característica de este espacio y que lo hacía reconocible al instante, pero creo que el cambio es para mejor. Muchos me comentabais que se hacía pesado leer con el fondo negro y que llegaba incluso a dar dolor de cabeza así que creo que el nuevo color, mucho más suave, no conllevará esos problemas.
Pero lo más importante es que la estructura está intacta y la sencillez sigue primando por encima de todo, a mi personalmente no me gustan los blogs excesivamente recargados y por eso nunca he querido introducir cambios más drásticos.

Pido disculpas si no funciona todo al 100% ya que sigo resolviendo pequeños problemas derivados del cambio de plantilla y aprovecho para dar las gracias a todos los seguidores del blog ya que el pasado mes de Marzo Seriéfilo batió todos los récords de visitas desde su inicio. ¡Espero que os guste el nuevo color!

1 de abril de 2012

Ciudad de necesidades.

Magic City es la nueva apuesta de Starz para convertirse, de una vez por todas, en un jugador solvente dentro de la liga de las cadenas de cable Premium lideradas por HBO y Showtime.

Starz, que comenzó su andadura con series más bien ligeras basadas en el morbo, ha comenzado a virar su estrategia con los estrenos de Boss y ahora Magic City aunque sigue manteniendo su propio “True Blood” con Spartacus como serie más visual de la emisora.

Magic City aporta lo que últimamente estamos acostumbrados para este tipo de dramas, un conflicto político latente, un plantel de actores pasable, una buena fotografía y, como marca de la casa, escenas erótico-festivas a mansalva. Starz, que no tiene ataduras con los anunciantes, salpica de desnudos la producción durante los 55 minutos del piloto, desde el trasero del protagonista hasta el revolcón en la playa pasando por una mamada en el descapotable y señoras nadando desnudas en la piscina. Y esto no tiene nada de malo, es quizá el más hecho diferenciador que nos vamos a encontrar con la otra producción del mismo corte que se nos viene a la mente, Mad Men, que al pertenecer al cable básico no puede recurrir a estos recursos.

Entre los actores destaca Jeffrey Dean Morgan, es más, el piloto es un recurso para su lucimiento como actor, y claro está, para sentar las bases de esta historia, en la que se nos presenta la posible trama mafiosa y el conflicto político comunista como los dos grandes ejes sobre los que virará esta producción.

Por lo tanto Starz no inventa nada, ni el ritmo pausado de la serie, ni el constante uso del tabaco y los puros como otra marca narrativa de la casa, ni el esquema culebronesco de lujo que se nos presenta. A mi me sorprende la cantidad de planos cortos a los protagonistas para enfatizar sus expresiones faciales, un guiño a favor de la serie, ya que a finales de los 50 el melodrama tenía un auge espectacular y era un recurso de lo más utilizado.

Starz renovó la serie por una segunda temporada antes incluso de estrenarla, así que tenemos por delante 20 episodios para descubrir que ocurre con las vidas de estos peculiares personajes. El piloto convence, pero con aprobado justo, así que todavía es pronto para juzgarla de forma más general.